Miércoles, 18.09.2019 - 01:34 h
Hacienda siempre se había negado a "gastar sin freno"

Montoro cede y se abre a suavizar la regla de gasto en ayuntamientos con superávit

El Gobierno ha perdido una importante votación en el Congreso y ahora ya no se niega a modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro

El Ministerio de Hacienda ha sido hasta ahora inflexible con la famosa regla de gasto contemplada en la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Cristóbal Montoro llegó a afirmar que no se podía "gastar sin freno" para provocar más desempleo y "volver a las andadas". Pero el Gobierno acaba de sufrir una importante derrota en el Congreso que les va a llevar a tener que ceder y pactar. Uno de los aspectos que más ha molestado en el Ejecutivo ha sido la 'traición' que han sufrido por parte del PNV, apenas unos días después de aprobar con urgencia el 'Cupo'.

El 'rapapolvo' para Montoro llegó el pasado miércoles, cuando el Pleno del Congreso aprobó una Proposición de Ley de Unidos Podemos relativa a la modificación de los criterios de aplicación de la regla de gasto (Orgánica). El hecho de que fuera Pablo Iglesias, y no el portavoz económico, quien defendiera la propuesta en la tribuna de oradores daba una idea de la importancia del debate. Lo que propone la formación morada es reformar la ley para que los ayuntamientos que cumplan con los principios de estabilidad presupuestaria (es decir, que tengan superávit), mantengan un nivel de endeudamiento inferior al 110% de sus recursos corrientes y paguen a sus proveedores en menos de 30 días puedan realizar una mayor inversión en gasto social. Finalmente, la iniciativa salió adelante con los votos de Unidos Podemos, PSOE, ERC, PDeCAT, Compromís, EH Bildu... Y el PNV, que votó en contra del PP y Ciudadanos.

A partir de ahora se inicia el trámite parlamentario con la presentación de enmiendas y una negociación que en el Gobierno aseguran que será intensa. Fuentes del Ejecutivo aseguran que el escenario a partir de ahora es "diferente" y se abren a la posibilidad de suavizar esa regla de gasto con el resto de grupos políticos. Se trata de una situación inédita, ya que Montoro había asegurado por activa y por pasiva hasta ahora que una de las bases de la recuperación económica ha sido el control del gasto público y que la izquierda ha demostrado con sus propuestas que su objetivo es despilfarrar sin control y, por tanto, elevar el déficit de las administraciones públicas. De momento, el Gobierno solo cuenta con el apoyo cerrado e insuficiente de Ciudadanos.

Para Unidos Podemos a partir de ahora se abre una "una oportunidad histórica" para revertir la reforma del artículo 135 de la Constitución que se modificó durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que establece los límites de gasto de las administraciones públicas. El PSOE, por su parte, tiene previsto presentar enmiendas a esta Proposición de Ley en base a las demandas de la Federación Española de Municipios y Provincias que preside el alcalde de Vigo, Abel Caballero. La postura del PNV será clave, por tanto, para que la modificación de la regla de gasto sea más o menos profunda. Fuentes gubernamentales advierten, por su parte, de los problemas que podría encontrarse con Europa una reforma en profundidad de la ley que regula la estabilidad presupuestaria, un aspecto especialmente sensible para Bruselas.

Rajoy junto con Montoro
Rajoy junto con Montoro / EFE

Los artículos que permitieron la intervención de la Generalitat

La iniciativa de Unidos Podemos incluye la modificación de algunos artículos de la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Disponibilidad Financiera y la derogación de otros que vienen a desmontar una parte del sistema que tiene el Ministerio de Hacienda para sancionar a aquellas administraciones incumplidoras. Por ejemplo, plantea la eliminación de los artículos 25 y 26 de la citada ley, los que contemplan las "medidas coercitivas" y las "medidas de cumplimiento forzoso". Precisamente, gracias a estos artículos el Gobierno pudo intervenir las cuentas de la Generalitat el pasado mes de septiembre después de que el Govern de Puigdemont no decretara un acuerdo de no disponibilidad del Presupuesto catalán. Fue un 'aviso' antes de que llegara el artículo 155.

La modificación de la regla de gasto llega, además, en plena polémica entre el Ministerio de Hacienda y el Ayuntamiento de Madrid. El pasado mes de noviembre, Montoro intervino las cuentas del consistorio regido por Manuela Carmena por no haber "reconducido su senda financiera, comprometiendo de forma reiterada el cumplimiento de la regla de gasto". Para esta intervención, Hacienda echó mano también de los artículos 25 y 26 de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que ahora Unidos Podemos plantea laminar. Desde ese momento el Ministerio lleva realizando un seguimiento semanal de las cuentas del ayuntamiento madrileño para no poner en riesgo la sostenibilidad financiera.

Hace un mes, en una reunión con el Consejo Empresarial de CEOE Aragón, el ministro Montoro afirmó que "si alguien tiene más ingresos, que reconozca que no vienen de lo bien que lo hace él, sino del crecimiento". En clara alusión a los intentos de Unidos Podemos y PSOE de revertir las políticas del PP el responsable de la Hacienda estatal añadió que "todos van a cumplir la Ley de Estabilidad, para eso están las leyes, y si no, se tiene mayoría absoluta para cambiarlas". Avisó también de que "el día que vengan ellos a cambiarlas es muy posible que no tengamos recuperación, ni creación de empleo".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios