Miércoles, 26.02.2020 - 21:08 h
Para este año 

Varapalo del FMI al Gobierno: recorta su previsión de crecimiento, hasta el 1,6%

España sufre la mayor rebaja entre las economías avanzadas por parte del FMI en la proyección de crecimiento para este año. 

Kristalina Georgieva
Varapalo del FMI al Gobierno: recorta su previsión de crecimiento, hasta el 1,6%. / E.P. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado en dos décimas su pronóstico de crecimiento para la economía española en 2020, cuando espera que el PIB español crecerá un 1,6%, igual ritmo de expansión que la institución proyecta para 2021, una décima por debajo de su estimación del pasado mes de octubre, según refleja la actualización del informe 'Perspectivas para la Economía Mundial'. En el caso de la economía española, el FMI atribuye esta rebaja de sus proyecciones de crecimiento a una desaceleración "más marcada de lo previsto" de la demanda interna y de las exportaciones en 2019.

De este modo, España sufre la mayor rebaja entre las economías avanzadas por parte del FMI en la proyección de crecimiento para este año, aunque la expansión prevista se mantiene por encima de la media prevista para la zona euro en 2020 y 2021, cuando se espera que la eurozona crezca un 1,3% y un 1,4%, respectivamente.

Asimismo, el FMI ha revisado a la baja en dos décimas su estimación del crecimiento del PIB de España en 2019, hasta el 2%, aún así el mejor dato de expansión entre las principales economías de la zona euro, que creció el año pasado un 1,2% de media.

La institución dirigida por Kristalina Georgieva había advertido el pasado mes de octubre que sus previsiones recogidas en la edición de otoño del informe 'Perspectivas para la Economía Mundial' no tenían en cuenta la revisión a la baja para 2018, 2017 y 2016 que había realizado el Instituto Nacional de Estadística (INE) en septiembre 2019, adelantando que, de haberse incluido en los pronósticos, la proyección de crecimiento del PIB de España para 2019 hubiera sido dos décimas inferior, hasta el 2%.

Sobre la economía mundial 

Por otra parte, ha rebajado ligeramente sus previsiones de crecimiento de la economía global al 3,3% en 2020 y al 3,4% en 2021, debido a posibles "sorpresas" negativas en mercados emergentes como la India y al impacto de un malestar social creciente. Asimismo, incide en la aplicación de políticas monetarias menos rígidas, y en las buenas noticias que llegan sobre el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, así como sobre las posibilidades de un Brexit duro, cada vez más escasas.

Estos indicios, prosigue el informe, podrían contribuir a un aumento del gasto de familias y empresas, aunque por otro lado persisten las tensiones geopolíticas, particularmente entre Estados Unidos e Irán.

El reciente enfrentamiento entre ambos países podría empeorar aún más, señala el FMI, las relaciones entre Estados Unidos y sus socios comerciales, y ampliar las "fricciones" económicas entre otros países, lo que a su vez conduciría a un "rápido deterioro del sentimiento económico".

Para el gigante estadounidense, el FMI calcula un crecimiento del 2% en 2020 frente al 2,3% estimado para 2019, que se reducirá aún más en 2021, hasta el 1,7%, por las perspectivas de que el presidente estadounidense, Donald Trump, aplique una política fiscal demasiado neutra. Los números de China, pese a la desaceleración constatada por el FMI, están lejos de los del resto de países: crecerá un 6% en 2020 y un 5,8% en 2021. Aún así, continuará su tendencia decreciente, que ya hizo que en 2019 su actividad se expandiera un 6,1%, la tasa más baja desde 1990.

No obstante, también prevé el FMI un mayor grado de cooperación multilateral, y entiende que los estados deben protegerse frente a los riesgos mejorando su sector financiero y su política fiscal, sin olvidar la lucha contra las emisiones de efecto invernadero.

En el último trimestre de 2019 el crecimiento en los mercados emergentes -entre los que el FMI incluye la India, México y sudáfrica-, fue más débil de lo que estimaba el propio organismo en octubre del pasado año, en gran parte debido a la caída de la demanda interna. Los riesgos que amenazan la economía global siguen bajo control y el FMI ha constatado que persiste la estabilidad de los mercados, algo a lo que ha contribuido la bajada de tono en el conflicto entre China y Estados Unidos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING