De cara al periodo 2018-2021

García-Legaz copia el 'plan Vargas' y se lanza a por aeropuertos fuera de España

El presidente planteará al consejo de administración de Aena una estrategia de compras de aeropuertos  extranjeros similar a la de su predecesor.

Jaime García-Legaz, presidente de Aena. (EFE)
Jaime García-Legaz, presidente de Aena. (EFE)

Jaime García-Legaz prepara un relanzamiento de Aena en el extranjero. El presidente de la compañía de la que el Estado ostenta el 51% y que se encarga de la gestión aeroportuaria está ultimando el plan estratégico para el periodo 2018-2021,un documento que elevará al consejo de administración el próximo mes de abril, a la vuelta de Semana Santa. En esta hoja de ruta se plasmará una potenciación de la actividad internacional con el objetivo de hacer que la empresa sea una de las más atractivas del mercado español, así como la venta de los terrenos adyacentes a los aeropuertos nacionales.

Fuentes del entorno del presidente de Aena explican que su objetivo es seguir impulsando la compañía, mejorar la cuenta de resultados e incrementar, si es posible, el dividendo. De ahí que sus ojos estén puestos en el extranjero, un terreno donde Aena puede crecer en los próximos años de manera exponencial. Actualmente la firma española tiene participación directa en quince aeropuertos fuera de nuestro país (doce en México, dos en Colombia y uno en Reino Unido) e indirecta a través de GAP en el aeropuerto de Montego Bay, en Jamaica. La idea, en definitiva, es salir de compras e incrementar esa presencia en instalaciones aeroportuarias por todo el mundo. Hay que recordar que los planes de Aena tienen que ser avalados por Enaire y pasar por el consejo de ministros.

Esta estrategia de internacionalización de Aena que quiere poner en marcha García-Legaz coincide con los planes que tenía en la cabeza su predecesor, José Manuel Vargas, que dimitió por la negativa que recibió a su proyecto de continuar privatizando la compañía y avanzar en esa dirección. El expresidente fue, efectivamente, un firme defensor de las compras en el extranjero y llegó a requerir autorización del Gobierno para concurrir a licitaciones fuera de España. Durante su intervención en una última junta de accionistas en la que participó Vargas reclamó un "rol más activo" para el gestor de la red de aeropuertos españoles ante el mercado global aeroportuario, un cambio que siempre consideró necesario "por el interés de sus accionistas y por el beneficio colateral que supondría para la economía española".

Lo mismo quiere hacer García-Legaz, que acaba de cumplir cinco meses en el cargo, en una firma que lleva, además, cinco años sin mirar fuera de nuestras fronteras para internacionalizarse. "Si no sales al extranjero esta compañía está muerta", indican fuentes de Aena. Este propósito del presidente de la gestora aeroportuaria lleva a pensar la expansión podría dirigirse hacia instalaciones del sudeste asiático, una zona donde existen planes de privatización en ciernes y donde la compañía que depende de Enaire ya ha puesto los ojos. Competirá con referentes del sector como la alemana Fraport, la gala Vinci o la suiza Zurich.

Respecto al interés por incrementar la participación en el aeropuerto de Luton fuentes de Aena consultadas por La Información aseguran que la operación no se encuentra en los planes inmediatos de la nueva cúpula directiva. "Estamos contentos con tener la mayoría", indican respecto a la posibilidad de comprar el 49% restante del quinto mayor aeropuerto de Reino Unido. Hay que recordar que Aena y Ardian compraron a, precisamente, Abertis hace cinco años el 100% de la compañía por 508 millones de euros. 

Legaz rompe con Aena en la privatización

A pesar de que García-Legaz continúa adelante con la estrategia de su predecesor de internacionalizar la compañía, donde sí ha habido una ruptura clara es en relación al 'plan Vargas' de seguir desprendiéndose de una participación mayor en Aena y continuar privatizando la compañía. Nada más llegar a su despacho confirmó que el Estado mantendría el 51% actual: "Lo tiene claro, la privatización no entra en la hoja de ruta de la nueva Aena", declaraban fuentes del entorno directo del nuevo presidente que tiene una buena sintonía con el Ministerio de Fomento. En el departamento que dirige Íñigo de la Serna no tenían la misma opinión de Vargas y hablaban de él como "un verso suelto".

Las razones de García-Legaz para decir 'no' a una privatización mayor de Aena se basan, principalmente, en que se trata de una compañía estratégica para España: el 11% del PIB depende de un turismo que llega a nuestro país a través, principalmente de los aeropuertos. Hay que tener en cuenta, además, que el Gobierno no tienen ningún apoyo parlamentario si decide perder el control mayoritario de la compañía ya que PSOE y Ciudadanos son contrarios a continuar con el 'plan Vargas', según explican a La Información los portavoces de Fomento de ambos partidos, César Ramos y Fernando Navarro.

A esto hay que añadir que la situación actual de Aena es diferente a la de febrero de 2015, cuando tuvo que sacar a la venta el 49% del accionariado en una polémica OPV. Ahora no está previsto que el Ministerio de Hacienda exija nuevos esfuerzos en forma de venta de activos. La compañía es considerada, además, una de las joyas de la corona del Estado.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios