Martes, 19.11.2019 - 06:51 h
Minería de datos contra el fraude

Hacienda usa opiniones de TripAdvisor y El Tenedor para rastrear posibles fraudes

La Agencia Tributaria intensifica la captación de información en internet para afinar el 'perfilado' de tipos de riesgo en sectores como la hostelería

Fotografía Tripadvisor
La Agencia Tributaria ha empezado a rastrear las opiniones de Tripadvisor y El Tenedor en su lucha contra el fraude

La incorporación de sistemas tecnológicos de minería de datos al trabajo cotidiano de la Agencia Tributaria ha ampliado de forma exponencial la naturaleza de la información que procesa el 'brazo armado' de Hacienda en su tarea de detección y eliminación del fraude fiscal. El último flanco por el que se ha empezado a 'atacar' es el de las opiniones que los usuarios de hoteles y establecimientos de hostelería suben a portales como El Tenedor o Tripadvisor, que la unidad de 'big data' de la Agencia ya ha incorporado a sus sistemas para afinar el perfilado de contribuyentes de riesgo a efectos de orientar las actuaciones de la Inspección, según confirman a La Información fuentes del ámbito fiscal y de la propia Agencia Tributaria.

Según fuentes del ámbito tributario, la información obtenida de estos comentarios sirve para detectar potenciales inconsistencias entre la evolución declarada del negocio y el desempeño real del mismo a partir de las valoraciones que realizan los usuarios, tanto por su número como por su sesgo. De este modo, los sistemas emiten una señal de alerta cuando se detecta una discrepancia entre la evolución del negocio declarado y el sentido de los comentarios recabados en esas páginas. En estos casos la alerta no se trata como una evidencia de fraude sino como un indicio de riesgo fiscal, muy útil a la hora de ordenar las campañas de gestión e inspección de la Agencia Tributaria en un sector tan disperso y difícil de controlar como la hostelería donde existen más de 300.000 establecimientos operativos.

Fuentes de la Agencia Tributaria señalan que desde hace un tiempo "se vienen analizando un amplio abanico de páginas de internet, en entornos como el comercio electrónico o el alquiler vacacional, para detectar y descubrir actividades oscuras o ilícitas", aprovechando la mejora de los sistemas informáticos del organismo que han permitido incrementar las fuentes de información que es posible analizar y cruzar entre sí, y lógicamente la eficacia de la explotación de esos datos.

[Te interesa leerLo que tienes que revisar en el IRPF de tu nómina para no pagar de más en la renta]

El caso de éxito más emblemático de esta nueva etapa son los 120.000 nuevos declarantes de alquileres turísticos aflorados a partir del rastreo de las ofertas de pisos subidas a páginas como AirBnB o Homeaway y de la información concreta de sus usuarios que Hacienda comenzó a recibir desde principios de año. El nuevo flujo de información recibido por estos cauces permitió a Hacienda advertir a decenas de miles de contribuyentes de que podrían estar cometiendo una irregularidad fiscal si no declaraban sus ingresos por esa vía y permitió en cosa de dos años incrementar en 120.000 el número de contribuyentes que declaraba ingresos por la puesta en el mercado de alquileres turísticos.

La importancia de las redes de contactos en redes sociales

Otro nuevo 'campo de trabajo' de la unidad de explotación de 'big data' de la Agencia Tributaria son las redes sociales. Los servicios de investigación de la Hacienda Pública empezaron ya hace algunos años a rastrear la lista de contactos en redes sociales de contribuyentes investigados con el fin de conseguir pistas que permitan desenmarañar fraudes especialmente complejos como los relacionados con la construcción de tramas de empresas y el uso de testaferros para ocultar la verdadera identidad de los titulares de negocios fraudulentos. "Una vez identificados los patrones de fraude, se pueden utilizar tanto para la selección como para la comprobación", aseguran desde la Agencia.

La Agencia Tributaria ha realizado un notable esfuerzo inversor en los últimos años para adaptar su infraestructura tecnológica a esta nueva era de la investigación del fraude fiscal. Según sus últimas cuentas anuales, en 2018 invirtió más de 21 millones de euros en estudios y trabajos de tecnología informática y más de 7 millones de euros en nuevas aplicaciones. Esta inversión ha permitido desarrollar soluciones integradas de software que han convertido toda esa información en patrones de comportamiento y de fraude.

¿Cómo? Por ejemplo, detectando desdoblamientos de identidad mediante el mantenimiento de varios perfiles en redes sociales con fines fraudulentos; trazando automáticamente redes de relación entre contribuyentes bajo investigación a partir del rastreo de redes sociales; identificando patrones mediante el cruce de datos y la detección de anomalías; e incluso mediante el desarrollo de funcionalidades de análisis predictivo, en plan 'Minority Report', a partir de la identificación previa de comportamientos sospechosos y el establecimiento de alertas para la detección preventiva de potenciales fraudes.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING