Formación

Seis recomendaciones para presentarse a una oposición

Para poder hacer frente a estos exámenes que cada vez son más difíciles es importante recuperar los hábitos de estudio y planificarse bien.

Prepararse una oposición debe ser tomado tan en serio como una obligación laboral.
Prepararse una oposición debe ser tomado tan en serio como una obligación laboral. / Freepik

Superar una oposición supone conseguir un trabajo estable, y garantiza unas condiciones laborales óptimas por lo que son muchas las personas que deciden presentarse a las pruebas. 

Debido a la gran competencia que existe en estos exámenes, es muy  importante ir bien preparado si se quieren tener alguna opción de alcanzar el éxito. Estas seis  recomendaciones son básicas para cualquier candidato que vaya a comenzar el estudio de una oposición.

1. Recuperar el hábito de estudio

Muchos de los candidatos que se presentan, llevan varios años sin estudiar y han perdido la capacidad de hacerlo de manera eficiente. Utilizar técnicas como esquemas, resúmenes, tarjetas, etc. ayuda a entender y asimilar mejor la información. Es importante repasar cada cierto tiempo, para evitar olvidar lo estudiado.

2. Planificar utilizando un calendario anual

Es imperativo planificar cuánto tiempo diario se va a dedicar al estudio, y cumplirlo sin distracciones. Para ello, lo idóneo es hacer un calendario anual, en el que definir el reparto de temas, las prácticas, las horas a dedicar a la preparación oral, etc. Los simulacros de examen deben hacerse una vez al mes, con el fin de comprobar el avance y repasar conceptos.

3. Dedicar tanto tiempo como sea necesario

Estudiar una oposición debe considerarse como un trabajo al que no se puede faltar. Es recomendable empezar dedicando un tiempo más reducido (unas cuatro horas diarias), e ir aumentándolo según avancen los meses hasta alcanzar las seis u ocho horas diarias o más si se considera necesario.

4. Habilitar un entorno de estudio

Resulta muy importante tener un rincón dedicado exclusivamente al estudio, en el que la mente no se evada fácilmente porque no existen distracciones ni está acostumbrada a realizar allí ningún otro tipo de actividad.

Utilizar una habitación vacía, y adaptarla añadiendo una lámpara de estudio, un corcho, bolígrafos, folios, etc. es una buena idea que  ayudará a concentrarse más rápidamente. Si el lugar elegido es una biblioteca, la mesa debe ser siempre la misma y recibir luz suficiente.

5. Recibir asesoramiento de profesionales

Es posible que a lo largo del proceso de preparación, el opositor note que le necesita reforzar determinados aspectos del temario, o quizá, lo que más le falle sea alguna de las competencias a examinar, como la habilidad oral o lingüística. Existen muchos profesionales y academias especializados en oposiciones a los que acudir en estos casos para reforzar el trabajo que se hace en casa.

6. Mentalidad positiva

Preparar una oposición es una actividad continuada en el tiempo, y que puede sobresaturar al candidato. Tener claro el objetivo, premiar el esfuerzo, marcar el progreso y dosificar el esfuerzo, son estrategias que ayudarán al candidato a alcanzar el éxito.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios