El efecto del desafío soberanista

Los hoteleros denuncian el 'chantaje' a los establecimientos en Cataluña

Agentes de la Policía Nacional durante el 1-O.
Agentes de la Policía Nacional durante el 1-O. / EFE.

La patronal de los hoteleros españoles ha expresado hoy su "más enérgica y absoluta protesta" por el "chantaje e intimidación" por parte de determinadas organizaciones y administraciones públicas a los hoteles del Maresme que alojaban a miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad.

A través de un comunicado, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) ha exigido "el cese de cualquier manifestación y actitud violenta sucedida en las inmediaciones de los mencionados hoteles". Además, solicitan "una profunda reflexión" por parte de las autoridades competentes para la vuelta a la normalidad y a la concordia. El turismo en general y la hostelería en particular son, a juicio de la CEHAT, una de las actividades profesionales que genera el mayor grado de bienestar y estabilidad económica y social.

Los hoteleros no son los únicos que están viendo afectada su actividad normal estos días. Fuentes del sector del pequeño comercio confirman que el paro convocado ayer en Cataluña tuvo un seguimiento muy grande en las tiendas de barrio, sobre todo fuera de Barcelona.

De Guindos llama a la calma a los empresarios

Pese a todo, el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado hoy que "las empresas no tienen nada que temer" en Cataluña porque el Gobierno va a evitar la independencia. En declaraciones a los medios antes de intervenir en el encuentro de emprendimiento e innovación South Summit, De Guindos ha incidido en que "estamos viviendo tiempos de mucho ruido y de mucha confusión", y en que el proceso de mejora económica es incluso mejor en Cataluña que la media nacional, lo que en su opinión demuestra "que nadie se ha creído la amenaza independentista".

También ha insistido en que los bancos catalanes son "bancos españoles y bancos europeos", es decir, entidades "sólidas" que no deben plantear dudas a sus clientes. El Gobierno no va a dejar que "ninguna veleidad" afecte al crecimiento económico y, de hecho, recalca, tiene preparados todos los escenarios, aunque mantiene la "mano tendida" si se vuelve a la legalidad tras la "gran provocación" del referéndum.


Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios