Juicio mañana contra un vecino de Arroyo por simular un robo en su casa y pedir más de 2,5 millones al seguro

Fiscalía solicita para el procesado tres años de cárcel y una multa de 2.160 euros

La Audiencia de Valladolid sienta desde este miércoles, 27 de octubre, en el banquillo a un vecino de Arroyo de la Encomienda, José G.V, acusado de simular un robo en su vivienda en julio de 2014 con el pretexto de enriquecerse de forma ilícita a través de distintas compañías de seguro con las que tenía suscritas pólizas y a las que en su conjunto solicitó indemnizaciones por importe superior a los dos millones y medio de euros.

En su escrito de calificación provisional de los hechos, el Ministerio Fiscal tipifica los hechos como una simulación de delito y otro continuado de estafa en grado de tentativa, en concurso con otro continuado de falsedad, por los que solicita una condena de tres años de prisión y una multa de 2.160 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los hechos objeto de este juicio, que se prolongará hasta el viernes, se remontan al 4 de julio de 2014 cuando el procesado se presentó en el Puesto de la Guardia Civil de Zaratán para formular denuncia tras haber sufrido esa misma madrugada un robo en su domicilio de Arroyo, donde el autor o autores habían saltado la valla perimetral y tras fracturar la ventana del dormitorio habían accedido al interior y un trastero anexo.

En el momento de la denuncia, el acusado presentó cuatro folios manuscritos en los que hacía constar los distintos efectos y enseres que los 'cacos' se habían llevado, entre joyas, obras de arte, un colmillo de marfil, dos bicicletas, material informático y componentes de distinta naturaleza.

Fiscalía sostiene que el denunciante simuló el robo y luego reclamó a las distintas aseguradoras con las que tenía pólizas, Pelayo, Hiscox Insurance Company LTD y Generali España S.A, cuantías por importe de 168.291, 1.670.500 y 837.533 euros, respectivamente, y todo ello, como así añade la acusación pública, buscando un beneficio de forma ilícita.

En el caso de dos de las compañías, el acusado había suplementado las pólizas varias veces elevando las cuantías aseguradas, al tiempo que al objeto de acreditar ante estas empresas la preexistencia de algunos de los bienes que refirió como sustraídos, alteró, presuntamente, cerca de una decena de facturas.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios