Bruselas defiende su decisión sobre el Popular pero oculta el informe clave

Se trata de un documento clave que exigen los afectados para conocer con qué parámetros exactos se determinaron las quitas.

La actuación de la Jur en el Popular es foco precisamente de demandas de miles de ahorradores que cuestionan su decisión de dejar a cero acciones y títulos de deuda.

Bruselas defiende su decisión sobre el Popular pero no da luz al informe de Deloitte

“Un caso de manual”. Contundente la presidenta la Junta Única de Resolución (Jur), Elke König, defendió hoy así la intervención del Popular, donde accionistas y tenedores de deuda híbrida y subordinada perdieron de la noche a la mañana más de 3.200 millones de euros al imponer el organismo europeo el rescate interno del banco como paso previo a venta al Santander por un simbólico euro.

En la esperada comparecencia de König en el  Parlamento Europeo a petición de los eurodiputados, la alemana argumentó que la operación fue “un éxito” y afeó la solución arbitrada en Italia, donde el Gobierno echará mano de 17.000 millones en ayudas para salvar a los pequeños Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca.

Si bien reconoció que ambos casos, el del Popular y los bancos italianos, se han hecho conforme a la reglas -en Italia aprovechando el margen para elegir la estrategia que se otorga a los estados en la resolución de entidades pequeñas- solicitó un endurecimiento de las reglas para limitar una repetición a futuro de salvamentos con dinero de los contribuyentes.

La actuación de la Jur en el Popular es foco precisamente de demandas de miles de ahorradores que cuestionan su decisión de dejar a cero las posiciones en acciones y títulos de deuda en base a un informe preliminar de Deloitte donde estimó que el banco tenía un valor negativo de entre -2.000 y -8.200 millones de euros. König argumentó que en este caso el organismo europeo cumplió “exactamente lo que dicen las reglas” y descartó que vaya a difundir el informe final que prepara Deloitte porque “contiene información confidencial”.

Se trata de un documento clave que exigen los afectados para conocer con qué parámetros exactos se determinaron las quitas -cualquier valoración superior hubiese hecho perder sus inversiones a otro tipo de acreedores y una inferior habría ahorrado quebrantos a los ya perjudicados-

En la intervención en la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, la que es su primera comparecencia pública tras la resolución del Popular, reiteró que la solución arbitrada fue la opción "más adecuada" al no suponer un coste para los contribuyentes y garantizar la estabilidad financiera, protegiendo el ahorro de los depositantes.

"La resolución de Banco Popular fue realmente exitosa, no tuvimos un contagio al sistema financiero y no se utilizaron fondos de los contribuyentes", aseguró la presidenta de la JUR, que insistió en que la operación demuestra la "eficacia" del esquema europeo de resolución.

En relación con la recapitalización cautelar de Monte dei Paschi di Siena con 5.500 millones de euros y el rescate de 17.000 millones de euros de los bancos vénetos König ha instado a los legisladores perfeccionar el modelo de resolución bancaria durante la próxima revisión de la directiva comunitaria.

Para König, la normativa debería contemplar la posibilidad de aplicar una recapitalización interna (bail-in) completa en la que los bonistas senior de una entidad también podrían ver comprometida su inversión. 

Además, la dirigente comunitaria ha defendido que se aplicó el mecanismo de resolución en el caso de Banco Popular dado que su quiebra comprometía el interés público, una situación que no se producía en el caso de Banca Popolare de Vicenza y Veneto Banca, cuyo tamaño era menor al de la entidad española.

Ante la posibilidad de que Popular dispusiera de más colateral para hacer frente a las salidas de depósitos que estaba afrontando la entidad en las jornadas previas a su resolución, como sugirió el Banco de España, König se ha limitado a señalar que la JUR fue informada por los supervisores de que el banco no disponía de la liquidez suficiente para abrir sus oficinas el pasado 8 de junio.

En este punto, fuentes cercanas al anterior equipo gestor de Banco Popular aseguraron que la entidad presentó al Banco de España garantías por importe de 40.000 millones de euros en activos por las que se le concedió una línea de liquidez de 3.800 millones de euros dos días antes de su resolución.La compra del Santander, una suerte

Así, König ha calificado como "una suerte" que Santander pudiera absorber la entidad y paralizar la fuga de depósitos que estaba sufriendo el banco, permitiendo que Popular operase con normalidad en la jornada posterior a su resolución.

Por otro lado, cuestionada en repetidas ocasiones durante su comparecencia parlamentaria sobre la presunta filtración señalando al Popular como entidad bajo el radar de las autoridades europeas, la alemana ha reiterado que ella nunca ha hablado de ningún banco en particular.

"Me molestó mucho", afirmó König en referencia a unas declaraciones atribuidas a la presidenta de la JUR y que intensificaron la presión sobre la posición de liquidez del Popular en los días previos a su resolución. "Francamente no hemos sido indiscretos, nunca hemos hablado de entidades en concreto", añadió.

Ahora en portada

Comentarios