Trump arremete contra Amazon y le acusa de no pagar impuestos

Trump afirma que Amazon "está haciendo mucho daño a las compañías de distribución que pagan impuestos".

"Pueblos, ciudades y estados por todo EEUU están siendo perjudicados". "¡Se están perdiendo muchos empleos!" dice el presidente en un tuit.

Amazon ofrece 50.000 puestos de trabajo en una masiva feria de empleo en EEUU (EFE)

La batalla entre Trump y Amazon no cesa. Pese a que el presidente se reunió al inicio de su mandato con las grandes compañías tecnológicas de mundo, estas ya no quieren acudir a sus reuniones. Jeff Bezos se ha convertido en uno de los enemigos públicos de Trump, no en vano, es el propietario de uno de los medios americanos más agresivos contra el presidente: The Washington Post. La inquina viene de lejos.

Durante la campaña electoral, compañías como Amazon, Apple o Facebook se mostraron en contra del republicano, financiaron a Clinton y pidieron a los ciudadanos que votasen a la demócrata. Por su parte, Trump solía reclamar a las empresas volver a Estados Unidos y dejar de fabricar en países extranjeros. "Conseguiremos que Apple construya sus malditos ordenadores y cosas en este país", dijo en campaña.
Las críticas han vuelto... a golpe de tuit. El presidente acusa directamente a Amazon de no pagar impuestos y provocar la pérdida de empleos.

Trump afirma que Amazon "está haciendo mucho daño a las compañías de distribución que pagan impuestos". Pero va más allá, y afirma que "pueblos, ciudades y estados por todo EEUU están siendo perjudicados". "¡Se están perdiendo muchos empleos!", lamenta el mandatario.

Amazon is doing great damage to tax paying retailers. Towns, cities and states throughout the U.S. are being hurt - many jobs being lost!— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 16 de agosto de 2017The #AmazonWashingtonPost, sometimes referred to as the guardian of Amazon not paying internet taxes (which they should) is FAKE NEWS!— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 28 de junio de 2017

Atrás parecen haber quedado las palabras de Trump nada más alcanzar el poder. "Queremos que continúen con la increíble innovación. No hay nadie como ustedes en el mundo. En el mundo". "Y cualquier cosa que podamos hacer para hacer que esto avance, estaremos ahí para ustedes. Llamarán a mi gente, me llamarán a mí. No hay diferencia. No tenemos una cadena formal de mando por aquí", decía el presidente. "Vamos a hacer acuerdos comerciales justos. Vamos a hacer que comerciar a través de fronteras sea mucho más sencillo para ustedes", prometió.

Ahora los titulares han cambiado. Trump cree que Amazon usa al periódico como herramienta para que los políticos de Washington no le cobren impuestos como deberían.

Al mandatario también le irrita la dura cobertura que hace de sus políticas el diario Washington Post, propiedad del presidente de Amazon, Jeff Bezos, y sus tuits críticos con el rotativo capitalino suelen llevar delante el nombre de la firma de comercio electrónico.

"¡El #AmazonWashingtonPost, a veces citado como el guardián para que Amazon no pague impuestos por Internet (como deberían) solo da noticias falsas!", tuiteó Trump a finales de junio.

El pasado 1 de abril, Amazon comenzó a recaudar impuestos estatales por los productos que vende directamente, con la excepción de cinco estados que no cobran tasas por la venta de bienes: Alaska, Oregón, Montana, Delaware y Nuevo Hampshire.

No obstante, la nueva política de Amazon no se aplica obligatoriamente a los vendedores independientes que comercian a través de la plataforma digital, lo que les concede una ventaja sobre los comercios minoristas con sede física.

Varios estados están presionando a Amazon y e-Bay para que fuercen a los vendedores independientes que utilizan su plataforma a recaudar impuestos estatales o a forzarles a informar detalladamente de sus ventas.

La realidad es que Amazon está acabando con su competencia día a día. Y más tras la compra de los supermercados Whole Foods por 12.257 millones de euros. Sus últimos resultados económicos muestran un beneficio neto de 167,5 millones de euros en el segundo trimestre de julio, lo que equivale a un recorte del 77% de las gananacias un año antes.

Las ventas netas de la compañía fundada por Jeff Bezos aumentaron un 25%, hasta los 38.000 millones de dólares (32.300 millones de euros). Por segmento geográfico, crecieron un 26,6% en América del Norte y un 16,7% en el resto del mundo.
Por su parte, los gastos de explotación de Amazon aumentaron un 28,2% entre los meses de abril a junio, hasta totalizar 37.327 millones de dólares (31.754 millones de euros).

En cuanto a la primera mitad del año, la tecnológica obtuvo un beneficio neto de 921 millones de dólares (783 millones de euros), lo que supone un retroceso de un 32,7% con respecto al mismo periodo de un año antes. La cifra de negocio neta en el primer semestre se incrementó un 23,7%, hasta situarse en los 73.670 millones de dólares (62.671 millones de euros).

El fundador y consejero delegado de Amazon, Jezz Bezos --quien en la jornada precedente destronaba a Bill Gates como el hombre más rico del mundo--, ha apuntado que en los últimos meses la compañía ha lanzado nuevos productos, como Echo Show, el servicio Prime Now en Singapur, contrató a más de 30.000 nuevos empleados y prevé crear otros 130.000 empleos más y abrió tres tiendas de Amazon Book, entre otras cosas.

Ahora en portada

Comentarios