Domingo, 19.05.2019 - 23:16 h

El Banco de España cree que la tensión catalana es ya un riesgo como el Brexit

El organismo incide en que la incertidumbre en Cataluña puede afectar a la confianza de los agentes y a sus posibilidades de financiación.

El Banco de España cree que la tensión catalana es ya un riesgo como el Brexit

El Banco de España (BdE) ya reconoce abiertamente que la tensión política en Cataluña es un "elemento de incertidumbre" que puede poner en riesgo el crecimiento del país, puesto que si se materializa podría afectar a la confianza de los agentes y a sus posibilidades de financiación. Más aún, el organismo equipara sus efectos a los que tendrían amenazas externas como la incertidumbre en torno al Brexit o la futura política fiscal de Estados Unidos.  

Esta advertencia se recoge en el Informe Trimestral de la Economía Española, publicado hoy por la entidad. El documento especifica que "donde primero se notan estas tensiones es en la prima de riesgo", para afectar después a los tipos de interés que pagan hogares y empresas.

Te interesa leer: CCOO se desmarca de su federación en Cataluña y descarta respaldar el 1-O

Pese a ello, en un encuentro con los medios para presentar las previsiones macroeconómicas, el director de Economía y Estadística del BdE, Pablo Hernández de Cos, incide en que la previsión de PIB "no incorpora ningún efecto" de la situación en Cataluña. De hecho y como la información coyuntural se recibe con "cierto desfase", para saber si esta cuestión está afectando ya a la economía habría que comprobar lo que está sucediendo en los mercados financieros, donde todavía no se observa ningún impacto negativo. El Banco de España tampoco ha percibido ninguna anomalía en los depósitos en las entidades financieras catalanas.

Hernández de Cos puntualiza, además, que la tensión en Cataluña no es la causa de la desaceleración prevista para el tercer trimestre, que sí se ve afectada por el encarecimiento del precio del petróleo o por la política monetaria.Previsión de crecimiento

El Banco de España ha mantenido en el 3,1 % su previsión de crecimiento económico para 2017, una décima por encima del cálculo que ha realizado el Gobierno. Para los dos próximos años, la entidad prevé alzas del PIB del 2,5% y 2,2%, respectivamente. En ambos casos, el organismo contempla una desaceleración más acusada que la que estima Moncloa, que fija el crecimiento en el 2,6 el año próximo y en el 2,5% el siguiente.

El fortalecimiento de la zona euro en particular servirá para compensar el impacto de la apreciación del euro afectará en la evolución de la actividad y en la inflación. El regulador incorpora a sus pronósticos una "leve ralentización" del PIB. Creceremos una décima menos, al 0,8% porque se frenará el ritmo de creación de empleo y se reducirán los flujos comerciales, que venían de comportamientos especialmente favorables en la primavera.

A lo largo de los dos próximos ejercicios la economía mantendrá su fase expansiva, gracias a que seguirá corrigiendo sus desequilibrios y a que afianzará el saldo exterior positivo, la reducción de la deuda privada y la favorable política monetaria.

Con respecto al retraso en la aprobación del proyecto presupuestario de 2018, Pablo Hernández de Cos ha considerado que el escenario político "no es muy distinto" del de los últimos años y que "Presupuestos va a haber", aunque sean prorrogados. En ese caso, la diferencia estaría sobre todo en el gasto público, que sería "más restrictivo con respecto a un Presupuesto alternativo" y, por lo tanto, más favorable al cumplimiento del déficit.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios