Martes, 21.11.2017 - 20:41 h

Junta aboga por liderar una propuesta nacional de carrera profesional de cara al futuro de las universidades

El consejero de Economía y Conocimiento de la Junta, Antonio Ramírez de Arellano, ha asegurado este lunes que Andalucía "debe liderar una propuesta nacional de carrera profesional que asegure el futuro de las universidades públicas", frente a un Gobierno central que ha pretendido "dejar disminuidas" a las instituciones de educación superior.

Ramírez de Arellano, que ha intervenido en el acto de apertura del curso académico de la Universidad de Huelva, ha explicado que la definición de la carrera profesional debe dotar de "estabilidad y certidumbre" tanto a los profesores e investigadores como a los trabajadores de Administración y Servicios.

A su juicio, se trata de unos colectivos que se han visto afectados por las "políticas de austeridad excesivas del Gobierno central, que no producían ahorros y sí enormes dificultades" en cuanto a la gestión del personal.

El consejero de Economía ha recordado que Andalucía "ha liderado ya a nivel nacional medidas para paliar esta situación como la convocatoria de ayudantes doctores, que se realizan a petición de las universidades y que han superado los 1.000 en los últimos cuatro años, incluyendo entre las razones para la realización urgente de estos contratos la necesidad de investigación, algo pionero en España". Asimismo, desde el Gobierno andaluz se ha criticado el sistema de acreditación del profesorado, que a su juicio el Ejecutivo central, "debería cambiar de inmediato".

Por otra parte, Ramírez de Arellano ha recalcado el esfuerzo económico que ha realizado la Junta de Andalucía con la colaboración de los rectores de las universidades andaluzas para "recuperar la normalidad y la certidumbre" y el camino de la "excelencia incluyente en un sistema profundamente afectado por las medidas de austeridad del Gobierno central".

En el ámbito de la gestión universitaria, ha recordado que "se ha logrado resolver el problema de tesorería que las aquejaba; se ha acotado la deuda, cuyo pago se hará en el marco del nuevo modelo de financiación; y se ha incrementado sensiblemente la ejecución presupuestaria, creciendo un cuatro por ciento el pasado ejercicio 2016 (pasando de 1.270 millones de euros a 1.320) y se espera incrementar un seis por ciento en este 2017".

Asimismo, el consejero ha indicado que se han solventado cuestiones burocráticas de forma que las universidades han pasado de tener un déficit de 83 millones de euros en 20165 a un superávit de 38 en 2016.

A esto se une la modificación de la estructura de financiación de las universidades, con el fin de que elementos como las infraestructuras o la investigación básica pasaran a formar parte de la financiación convencional de las universidades. Estos dos aspectos "son fundamentales y como tales deben formar parte de la financiación estructural de las universidades", ha dicho.

En cuanto a la Investigación, Ramírez de Arellano ha asegurado que la Junta ha puesto en marcha el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI), además de cerrar cuestiones burocráticas relacionadas con los planes precedentes. Este programa ha permitido activar 460 millones de euros en 2017 en el conjunto de la comunidad autónoma, de los que 50 corresponden al área de las universidades, concretamente para el apoyo a grupos y planes de investigación y para la convocatoria de 1.300 plazas de técnicos de apoyo a la investigación.

Ramírez de Arellano ha apuntado que en los próximos meses se sacarán diversas convocatorias dirigidas a las universidades y que las universidades están llamadas a ser "agentes centrales del sistema andaluz del conocimiento".

MODELO DE FINANCIACIÓN

El consejero ha señalado que el reto en la actualidad es cerrar un acuerdo sobre el modelo de financiación de las universidades, es decir, sobre el reparto de los fondos entre las instituciones docentes, algo que espera consensuar con los rectores y donde se ha de tener en cuenta "la suficiencia y la convergencia".

Además, ha considerado que se debe alcanzar un compromiso plurianual del gasto con el fin de acercar el nivel de inversión al de los países europeos (1,3% del PIB), para lo que es necesario un nuevo sistema de financiación autonómico que permita elevar las cifras andaluzas hasta el 1,2%.

Ramírez de Arellano ha agregado que este curso universitario está marcado por la puesta en marcha por parte del Gobierno andaluz de la bonificación al 99% del precio de las asignaturas aprobadas en primera matrícula, una medida "rompedora" con la que Andalucía se acerca a los sistemas universitarios de los países de referencia en Europa como Alemania, Finlandia o Francia, donde la educación superior es gratuita o tiene un coste simbólico. La comunidad autónoma da pasos así hacia "un modelo de universidad que tiene que ser homologable al de otros países europeos más avanzados".

El consejero se ha mostrado convencido de que la bonificación de matrículas supondrá un "antes y un después", tanto por su impacto sobre la economía de los estudiantes y sus familias como por el ejemplo que supone, mostrándose confiado en que el resto de comunidades autónomas también implante la medida.

También ha instado al Gobierno central a que apruebe la gratuidad de la educación superior para todo el país, defendiendo que los estudios superiores deben estar "libres de factores económicos y sólo estén ligados al mérito y la capacidad".

UNIVERSIDAD DE HUELVA

El consejero ha puesto asimismo en valor a la Onubense, a la que ha descrito como una institución "madura, de un gran valor social y un importante factor económico" para la provincia de Huelva, dado que se estima que con "un presupuesto de 80 millones de euros el impacto de este montante se multiplica por cuatro sobre el territorio, alcanzando los 320 millones de euros".

Además, ha asegurado que la Universidad de Huelva es "es un importante atractor de inversiones, por su participación en convocatorias competitivas en el Plan Nacional de Investigación, en proyectos internacionales y también por su relación con empresas" a las que transfiere conocimiento y facilita "capital humano" cualificado. En este sentido, ha destacado su papel como "polo de captación y retención de talento que de otra forma se iría a otras latitudes".

La Universidad de Huelva dispone de una oferta académica este año compuesta por 29 grados, 33 másteres, 11 programas de doctorado. Su comunidad universitaria está formada por más de 11.500 alumnos, que son atendidos por 830 profesores y 440 trabajadores de administración y servicios. Asimismo, tiene 113 grupos de investigación.

Por su parte, la rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña, ha señalado la "especialización, virtualización e internalización" como pilares de su mandato.

Para poder alcanzar estos objetivos, ha reclamado a la Junta de Andalucía "un modelo de financiación justo y eficaz para las universidades de pequeño y mediano tamaño, que nos posibilite llevar a cabo nuestras políticas de consolidación y crecimiento sostenible y que nos permita converger dentro del sistema universitario andaluz y español". La UHU por su parte, ofrece su compromiso de gestionar optimizando los recursos y conteniendo el gasto, pues "racionalización y eficiencia han de ser dos de los conceptos que marquen nuestro camino en los próximos años".

En cuanto a la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSI), María Antonia Peña ha comentado que, tras conversaciones con el Ayuntamiento de Huelva sostenidas en los últimos días, "se ha logrado desbloquear la licencia de primera ocupación del edificio, que no estaba aprobada, con lo que en breve podrá darse curso al proceso de traslado".

Ahora en portada

Comentarios