Lunes, 18.06.2018 - 18:42 h
Sopesa salir a bolsa en 2018

Atom Bank, el banco móvil británico del BBVA, se saca el pasaporte español

El grupo bancario ha comprometido unos 85 millones para atesorar un 29,5% de la entidad con la que ya ha dado el salto a Alemania. 

BBVA lanza esta semana una herramienta para medir la salud financiera del cliente
-Detalle del logotipo de BBVA en uno de los edificios principales en el pleno centro de Madrid. 

Atom Bank, la apuesta digital de BBVA, cimenta el terreno en España. La start-up británica, construída para dar servicios financieros exclusivamente por canales digitales, acaba de sacarse un pasaporte que le abre la puerta a nuevos países, incluída España, tal y como recoge el registro del Banco de España. No presupone que el lanzamiento esté decidido, aunque encajaría en una hoja de ruta que recientemente ha permitido a BBVA irrumpir en la banca con particulares Alemania de su mano.

El grupo presidido por Francisco González, convencido a ultranza del futuro digital de la banca, adquirió un 29,5% de la fintech durante su gestación. Hasta la fecha ha comprometido casi 85 millones de euros en el proyecto y vendrán más, dado que planea una nueva ampliación, mientras acumula ‘números rojos’ superiores a los 60 millones, pero BBVA no relaja la apuesta confiado en su potencial y capacidad para ser punta de lanza en incursiones en nuevos mercados.

En su primer movimiento en el extranjero, Atom se asoció recientemente con el portal especialista en ahorro creado en 2011 Deposit Solutions para ofrecer a los clientes germanos depósitos, alianza que facilita el desembarco sin necesidad de implantar estructura alguna propia.

Busca ser rentable en 2019

A pesar de las pérdidas acumuladas, producto de la inversión de arranque y construcción, Atom sopesa salir a bolsa en 2018 y entregar beneficios en 2019; una meta a la que ayudaría empujar su desarrollo.

Con sede en Durham, al noreste de Inglaterra, se fundó en 2014; pero no arrancará realmente hasta bien entrado 2016 por los trámites rutinarios hasta recibir las autorizaciones preceptivas. En los pocos meses de operativa de ese ejercicio captó 538 millones de libras (unos 600 millones de euros) de 17.916 ahorradores.

Su foco son productos fáciles de prescribir y contratar desde un dispositivo móvil: con depósitos a plazo de entre uno y cinco años con altas rentabilidades (de entre el 1,95 y 2,45%), hipotecas y algún otro tipo de crédito; a semejanza del arranque de ING Direct con productos sencillos y competitivos para abrirse camino aprovechando su liviana estructura de costes por carecer de redes de sucursales.

Si activa la licencia en España podría plantar competencia directa a BBVA, junto al resto de entidades, o explorar nuevos caladeros de manera ofensiva o defensiva al estilo de la estrategia desplegada por el Santander con un rediseñado Openbank, que ahora basa su oferta en un portfolio completo de productos y propuestas a media aprovechando la inteligencia artificial. 

La digitalización es obsesión en BBVA, que en septiembre cifró en un 25,4% las ventas de créditos al consumo por canales no presenciales, y censa en 21,1 millones los clientes digitales y 15,8 millones en los que usan específicamente el móvil para la relación -campo exclusivo de Atom-. La apuesta del conjunto de la banca es racional: el cliente exige conveniencia en la relación -en cualquier momento y desde cualquier sitio-; y la rentabilidad que deja a la entidad se multiplica cuando es digital. Pero a fecha actual, el resultado son ‘números rojos’ porque solo pesan las inversiones.

Ahora en portada

Comentarios