Domingo, 16.12.2018 - 12:10 h
Guerra por el crédito

BBVA dice que no se debe financiar más del 80% del piso... pese a que lo ofrece

Su consejero delegado asegura que está centrado en la gestión del grupo y no en la sucesión de Francisco González en la presidencia

Vista aérea de la Ciudad BBVA
El grupo bancario sube un 12% el beneficio en el trimestre con fuerte tirón en España. ( L.I.

La atrevida ofensiva lanzada por BBVA en hipotecas, con rebajas de precios y recuperando cuota de financiación precrisis, se ha colado estos días en todas las presentaciones de resultados de la banca, incluída la suya. “Estoy totalmente de acuerdo en que no deben superar al 80% -del valor de tasación de la vivienda-, porque acabamos en un problema cuando eso ocurre”, ha concedido su consejero delegado, Carlos Torres. Una declaración que coincide con el resto de banqueros con una particularidad: ha sido BBVA el primero en recuperar la posibilidad de financiar del cien por cien del valor del piso. 

La entidad presidida por Francisco González ha plantado batalla tocando tres resortes: bajar el diferencial aplicado sobre el euríbor en los préstamos variables al 0,89% -las mejores ofertas estaban en el 0,90-0,99%-, suprimir las comisiones de apertura y estudio y ofrecer “en catálogo” dicha posibilidad. Se esperaba que un desafío así moviese respuestas comerciales inmediatas y lo que ha provocado ha sido una réplica de otros banqueros de que no secundarán guerras de precios que deterioren la rentabilidad.

Santander, Sabadell, o Bankia se han desmarcado, con distintas respuestas, de pujar por el negocio o crecer por crecer ofreciendo márgenes a pérdidas, sin entrar a valorar la propuesta de BBVA; pero sí han deslizado en algún caso que una hipoteca sin comisiones y al euríbor más un 0,89% tendría que financiar un 30-40% para ser rentable.

A la pregunta directa, el consejero delegado de BBVA buscó conciliar ambas tesis reconociendo que prestar más del 80% del valor de tasación puede ser fuente de disgustos, pero justificando que BBVA “quiere ser el mejor banco para el cliente” y en ese empeño más que presentar productos específicos busca “solucionar sus necesidades vitales” con un amplio portfolio que luego “adapta a las necesidades y perfil de cada cliente”. O, lo que es lo mismo: va en catálogo pero el acceso o no a dicha condición se supedita a que el cliente cuente con la capacidad de pago necesaria y la operación arroje la rentabilidad exigible.

El banco presentaba los resultados del tercer trimestre donde la ganancia avanza un 12% con la mayor contribución del negocio en España desde 2011 -aporta un 25% casi diez puntos más que el pasado año-, pero tuvo que explicar la desafiante oferta y los planes del banco para la sucesión en la presidencia de Francisco González, quien sugirió a Carlos Torres como candidato con opciones.

En el camino se ha colado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea avalando la tesis del Banco Central Europeo (BCE) de que no puede recaer la función ejecutiva y directiva en la misma persona por un conflicto en Credit Agricole. Su traslación directa al BBVA supondría despojar al presidente de la labor ejecutiva y reforzar el puesto de consejero delegado.

Carlos Torres sorteó todas las cuestiones al respecto -si afecta, si se ha consultado con el BCE o cómo es el proyecto de la entidad-: “La sucesión es materia del consejo y yo estoy centrado en la gestión del banco”, zanjó, sin salirse ni una coma ante unas preguntas tan comprometidas. Las cábalas que ha desatado la situación es que González podría dejar el puesto -en octubre de 2019 cumple los 75 años fijados en estatutos como la edad de jubilación- a Torres con el exgobernador del Banco de España, Jaime Caruana, o el consejero ejecutivo del banco, José Manuel González Páramo, compartiendo una presidencia ejecutiva y el cargo de consejero delegado con plenos poderes.

BBVA mejora el beneficio gracias a un descenso en la partida de dotaciones para impagos e inmuebles y con todos los márgenes a la baja, lo que atribuyó al desfavorable cambio del euro frente al resto de divisas. Sin embargo, gana más dinero en todos los mercados principales y con fuertes impulsos a tipo de cambio constante o sin traducir a euros: México, la franquicia principal, aporta 571 millones; Turquía 201 millones y EEUU 195 millones, con incrementos interanuales en sus monedas del 12,5%; 49% y 74%, respectivamente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios