Miércoles, 17.10.2018 - 11:59 h
Economía

Números rojos, ¿qué ocurre cuando hay un descubierto en tu cuenta bancaria?

¿Qué es lo que realmente pasa cuando una persona se queda en números rojos y el banco debe de abonar los pagos?

¿Qué ocurre cuando tu cuenta bancaria se queda en números rojos?
¿Qué ocurre cuando tu cuenta bancaria se queda en números rojos?

“Quedarse en números rojos” es una expresión coloquial para nombrar a lo que en realidad se conoce como un descubierto bancario. Tener un descubierto bancario supone tener la cuenta corriente por debajo de cero. Es decir, con valores negativos. Ante esta situación, la entidad bancaria anticipa los pagos que el cliente no puede afrontar.

Este adelanto suele tener consecuencias que se traducen en penalizaciones con altos intereses. La cuantía de estos suele depender de la cantidad de la deuda y de los plazos de devolución. El coste de la TAE de tener un descubierto en la cuenta está regularizado por el Banco de España y nunca podrá superar el 2,5%. Además, el banco podrá requerir el pago de otros servicios como la comunicación del descubierto o el coste por reclamación.

Los tres costes que, inevitablemente, deberemos asumir si tenemos un descubierto en el banco son:

- La comisión de descubierto: porcentaje sobre los números rojos del periodo de liquidación.

- Los intereses deudores: se calculan con la multiplicación del saldo en negativo por el número de días que se mantiene a la cuenta en números rojos.

- La gestión de regularizar: estas penalizaciones suelen ser fijas y varían en los diferentes bancos.

¿Cómo evitar el descubierto en una cuenta bancaria?

La mayoría de las veces, los descubiertos se suelen dar debido a una mala gestión del dinero por parte de los clientes. Pero hay múltiples ocasiones en las que la responsabilidad recae en terceras personas: el retraso en la paga de una nómina, el adelantamiento de una domiciliación, un error bancario…

En cualquier caso, para evitar sufrir un descubierto y sus posteriores penalizaciones, los expertos recomiendan llevar al día la gestión de nuestras cuentas. 

Actualmente, esto se puede hacer fácilmente con las aplicaciones para teléfonos móviles que proporcionan los propios bancos o con aplicaciones externas de control del gasto de nuestras cuentas. 

Sin embargo, el único 'truco' 100% fiable es el de tener más saldo que gastos domiciliados. De esta forma, nos ahorraremos 'sustos' indeseados. También es importante ser consciente de las consecuencias de un descubierto leyéndose a fondo el contrato de nuestra cuenta bancaria.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios