Foto de archivo: tarjetas
Comisiones bancarias

Las entidades buscan fidelizar aún más a sus clientes, de forma que los que tengan menos vinculación (sin ingresos mensuales, nóminas domiciliadas, etc.) tengan que pagar un extra por el mantenimiento de las cuentas. 

Comisiones bancarias

La mayoría de las cuentas sin comisiones y sin vinculación son digitales, es decir, están pensadas para operar a distancia, a través de Internet, la app de la entidad o los cajeros. 

Imagen de una oficina del BBVA junto a una del Sabadell en la calle Génova de Madrid

Los consejos de administración de ambas entidades se reunirán previsiblemente de forma extraordinaria a mediados de diciembre para decidir si dan 'luz verde' a la operación.

¡Alerta naranja! ING avisa de suplantadores de su imagen
Cómo evitar comisiones bancarias
Dónde guardar el dinero
Fotografía de un cajero de un banco con billetes de euro. No todos los ahorros en un banco están seguros en una crisis económica.
Cajero Bankia, desescalada

El proceso de concentración bancaria, que podría incrementarse si se formalizan nuevas fusiones, provocará una menor competencia, lo que podría resultar en un aumento de costes generalizado por parte del sector.

Fotografía de un cajero. Estar en 'números rojos' en la cuenta bancaria implica el pago de comisiones e intereses.

Si el saldo de la cuenta es negativo dando lugar a los 'números rojos', la entidad podrá cobrar intereses de demora, comisión por descubierto y gastos por reclamar la deuda al cliente

Fusión Caixabank y Bankia

El proceso de concentración bancaria, que podría incrementarse si se formalizan nuevas fusiones, provocará una menor competencia, lo que podría resultar en un aumento de costes generalizado por parte del sector. 

Fotografía de las monedas de euro. Los bancos pueden cobrar comisión por ingresar monedas.

Los bancos pueden aplicar la comisión de recuento de monedas si se cumplen ciertos requisitos. Alegan que han de destinar recursos humanos y medios técnios para llevar a cabo el recuento.

Gastos en pareja

Una buena práctica es disponer de tres cuentas: una cuenta conjunta para el abono de los recibos, el alquiler y los gastos familiares y dos cuentas separadas, en las que cada miembro de la pareja cobre su salario. 

Página 1 de 3