Lunes, 17.06.2019 - 01:17 h
Medidas para hacer más eficiente el capital

Santander endulza su financiera en EEUU con la alianza de Fiat Chrysler en el aire

El banco recomprará otro 3% del capital de la filial, que multiplicará por cuatro su dividendo tras superar la prueba de resistencia de la Fed

Santander busca ahorrar 100 millones en EEUU con su retorno a la normalidad
El grupo reforzará su actual 68% en el capital de la financiera Santander Consumer USA con la compra de otro 2,9%. /. L.I.

El Santander va a reforzar el atractivo de su financiera en EEUU tras dejar atrás las ataduras que durante años impuso la Reserva Federal (Fed). Tras superar su última prueba de resistencia, ha conseguido el plácet de la autoridad americana para recomprar casi un 3% del Santander Consumer y vía libre para normalizar el pago de dividendo de la subsidiaria. Son medidas diseñadas para ‘eficientar’ su abultado capital, aunque se promueven en un momento clave para la franquicia por las dudas que sobre su negocio ha sembrado la revisión de la alianza estratégica con Fiat Chrysler.

El fabricante de automóviles desató la incógnita cuando el pasado 1 de junio reveló el deseo de establecer una financiera cautiva propia, siendo la recompra de Chrysler Capital una opción a considerar. La joint venture había nacido en 2003 de un acuerdo rubricado para diez años de vigencia donde el Santander se convertía en el socio financiador para quienes adquiriesen vehículos del grupo a plazos o crédito en cualquiera de sus marcas en Estados Unidos.

La solución hace de Fiat Chrysler el único gran proveedor de automóviles en el país sin un brazo financiero propio, algo que, al parecer, buscaría enmendar ahora. Su contrato preveía la revisión del acuerdo bajo determinados escenarios y a un “valor razonable” que algunos bancos de inversión elevan a alrededor de los 1.200 millones de dólares (1.030 millones de euros) como cuantía a desembolsar al banco si recomprase o talón a ingresar si decide vender.

El Santander Consumer precisó a su vez que existen alternativas sobre la mesa y reivindicó su “potencial de crecimiento futuro” gracias a que las capacidades van “mucho más allá” de la relación con el fabricante de vehículos. Su dependencia es alta como prueba que en el primer trimestre de 2018 el 48% de la nueva originación en financiación de coches estuvo vinculada a Chrysler Capital. Sin embargo, ha reducido en varios puntos el peso con la estrategia desplegada en los últimos meses para precisamente potenciar y diversificar el negocio de la mano de socios digitales, y un viraje hacia préstamos de mayor calidad y menor riesgo.

Los frutos del giro, unido a la ‘salida del túnel’ regulatorio, le permitió casi duplicar el beneficio en el primer trimestre: Santander Consumer USA ganó 137 millones de dólares (118 millones de euros) entre enero y marzo, frente a los 72 millones cosechados en el periodo comparable de 2017. Contribuye el viraje hacia un negocio de mayor margen y, sobre todo, la posibilidad de atacar la partida de costes gracias a que el pasado año aprobó los test de estrés de la Fed.

Echa mano de la holgada hucha de capital

Su reiterados suspensos, por cuestiones de gobierno corporativo y control de riesgos, le habían hasta impedido repatriar dividendos desde el año 2012. Se convirtió en prioridad adaptar cúpula, consejo y gestores a los estándares exigidos por la Fed y reconstruir la franquicia ensamblando las distintas filiales en línea con sus directrices. Cuando el pasado año aprueba habilitó el primer dividendo en años, aunque casi simbólico -arrancó con una distribución de 5 millones de dólares-.

La hucha de capital nunca fue problema. De hecho, nadaba en tal solvencia que en la recién aprobada nueva prueba de resistencia la Reserva Federal ha autorizado el pago de un cupón trimestral de 0,20 dólares (versus 0,05 del distribuído en un solo trimestre el pasado año) y destinar 200 millones de dólares a reforzar la participación accionarial. Con el valor actual del Santander Consumer USA -cuya capitalización ronda los 6.875 millones de dólares- podría adquirir un 2,9%, y elevar la participación del grupo en la financiera al 71,02%. El grupo cántabro cuenta en Estados Unidos con 2,1 millones de clientes y unos 82.200 millones de volumen de crédito, siendo 27.300 financiación de automóviles donde el Santander Consumer es el cuarto jugador del país con un 4,6% del mercado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios