Tensa reunión en Hermosilla

Dimas Gimeno, acallado en el consejo de El Corte Inglés: apenas pudo leer su plan

El consejo de administración no dejó al presidente que sometiera a votación sus iniciativas y la hoja de ruta para que la empresa saliera a Bolsa.

Dimas Gimeno, nuevo presidente de El Corte Inglés
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. L.I.

Tensa reunión del que, previsiblemente, va a ser el último consejo de administración ordinario de Dimas Gimeno al frente de El Corte Inglés. El todavía presidente quiso plantear al órgano de dirección de la compañía una serie de propuestas que ni siquiera fueron sometidas a votación. Las hermanas Álvarez, alineadas con la vieja guardia y con otros miembros, consiguieron aplacar los planes de su primo y salirse con la suya: al final, el consejo votó por unanimidad celebrar una reunión extraordinaria en la primera quincena de junio para abordar en exclusiva la destitución del primer ejecutivo.

El consejo de administración de El Corte Inglés consiguió silenciar a su presidente. Dimas Gimeno llevaba preparado todo lo que quería proponer en una reunión que se antojaba trascendental. Cuarenta y ocho horas antes había modificado el orden del día de la misma para introducir nuevos puntos a tratar. A saber, plan estratégico, proyecto de futuro, salida a Bolsa y, como colofón, ampliar las normas de buen gobierno corporativo para separar la Fundación Areces de la gestión de la empresa, un torpedo en la línea de flotación de sus rivales.

Gimeno procedió a leer un documento que había elaborado mientras todos los consejeros lo escucharon. Cuando terminó, sus rivales, capitaneados por las hermanas Álvarez, le respondieron que lo que pretendía no era competencia suya. Le explicaron que las funciones ejecutivas recaen exclusivamente en los dos consejeros delegados nombrados el pasado año, Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa, y son ellos quienes deben llevar al consejo la estrategia de la compañía. El consejo, en definitiva, no permitió a Dimas que se pasara al siguiente paso: la votación sobre si poner en marcha o no sus planes.

En quince días vuelven a verse las caras

La reunión del consejo de administración de El Corte Inglés terminó con dos claras vencedoras: las hijas de Isidoro Álvarez, las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil. Se salieron con la suya al conseguir aprobar por unanimidad la citada convocatoria de un congreso extraordinario que abordará en exclusiva el relevo de su primo al frente de la compañía en lo que será un auténtico terremoto en el grupo distribuidor ya que nunca hasta la fecha se ha destituido al primer ejecutivo de la compañía por expreso deseo de la mayoría de sus accionistas.

El día 4 de junio vencía el plazo que tenía Gimeno para convocar un consejo extraordinario, decisión que ya no tendrá que tomar ya que el propio órgano de Gobierno de El Corte Inglés lo ha aprobado de forma mayoritaria. En concreto, votaron a favor de esta convocatoria los cuatro peticionarios iniciales del mismo (Carlos Martínez Echavarría, Florencio Lasaga, Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa); las hermanas Marta y Cristina Álvarez; y Paloma García Peña (representante de Cartera Mancor S.L.). Entre estos siete consejeros suman casi el 70% de el capital de la compañía.

Composición del Consejo de Administración de El Corte Inglés
ea de Bilbao

Un hecho que llamó la atención en el cónclave fue que también avalaron la celebración de este consejo extraordinario el consejero independiente Manuel Pizarro y el representante del jeque qatarí Al Thani, Shahzad Shahbaz. En total, nueve de once representantes secundaron los planes de las hermanas Álvarez. Dimás Gimeno, por su parte, "se ha dado por enterado" de lo sucedido, explican las fuentes consultadas. Este consejo extraordinario que abordará el relevo de Gimeno se celebrará en la primera quincena del mes de junio.

El Corte Inglés, por tanto, no saldrá a Bolsa después de lo sucedido este miércoles en los despachos de la calle Hermosilla. Ni a corto ni a medio plazo la compañía pisará el parqué. El plan de Dimas Gimeno de pasar a la cotización, por tanto, se queda en la nevera a la espera de recibir al futuro presidente o presidenta del grupo que da trabajo a más de 100.000 personas en España.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios