Debate sobre el marco regulatorio

La gran superficie, contra la ley regional: "Será una máquina de destruir empleo"

La patronal de El Corte Ingles, Ikea y Carrefour alerta de riesgos económicos como “abandonar el equilibrio presupuestario”.

En la imagen, una clienta de Mercadona en un supermercado. EFE
Una clienta de una cadena de supermercados. EFE

Las grandes superficies vuelven a poner sobre la mesa la necesidad de cambiar el marco regulatorio con el que operan en España, no sólo porque el cambio digital les obliga a cambiar el paso, también porque la estructura autonómica no se lo pone fácil. “El marco regulatorio económico se puede convertir en una máquina de destrucción de empleo para los comerciantes que operan en el canal físico”, ha asumido Alfonso Merry del Val, presidente de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), la patronal que agrupa a empresas como El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Ikea o Apple Retail, entre otras. Juntas suman más de 230.000 empleos.

No quiere proteccionismo porque Anged asume que no es la solución, pero sí una “revisión normativa sin precedentes”, además de una “fiscalidad no discriminatoria”, ha reclamado Merry del Val en la clausura de la Asamblea de Anged y ante la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto.

“Cuatro de cada 10 españoles ya compran por internet y tres de cada 10 lo hace semanalmente. La mitad de estas compras online son con operadores radicados en otros países pero a pesar del ‘apocalipsis del retail’ que algunas voces vaticinan, lo cierto es que el 96,5% de las compras en España se siguen haciendo en tiendas físicas”, ha indicado el representante de Anged.

Para las grandes superficies, si internet rompe las barreras de tiempo, se puede comprar a cualquier hora, tampoco tendría que haber limitaciones para quienes operan en las tiendas físicas. Por eso, se preguntan “qué sentido tiene seguir perjudicando el potencial competitivo de una parte del sector”, en referencia a las limitaciones de apertura en festivos y por la noche que existen en la mayoría de comunidades autónomas.

El gran comercio también ha lanzado un mensaje al Gobierno para que no cambie de rumbo. “La situación económica es bastante buena, aunque no está libre de riesgos. Entre ellos, la posibilidad de abandonar el equilibrio presupuestario o el bloqueo de las reformas necesarias para dinamizar la economía”.

La ministra Reyes Maroto ha asumido que tiene que haber un cambio de regulación y que tiene que ser impulsada por el sector público. Para avanzar en esa línea, el Gobierno ha dado luz verde a la creación de un Observatorio del Comercio 4.0.

Habrá cambios pero no todos los operadores están preparados, ha indicado Maroto. “No todas las empresas son capaces de adaptarse al ritmo adecuado”, más aún, asume, en un sector donde la mayoría de operadores son microempresas y solo el 24% de las compañía venden online fuera de España.

El observatorio será un espacio de diálogo, donde los operadores puedan indicar sus necesidades, sin plantear objetivos concretos.

Ahora en Portada 

Comentarios