Opciones de inversión

¿Duda entre alquilar o comprar una vivienda? Esta es la situación en España

La subida de los precios del alquiler y los bajos tipos hacen mejor ser propietario, aunque con un ojo puesto en la evolución del Euríbor negativo. 

Foto buscando piso / EFE
¿Alquilar o comprar una vivienda?: esta es la situación actual en España. / EFE

El momento de acceder a una vivienda implica tomar una de las decisiones financieras más importantes, ya que supone el desembolso de gran parte de los ingresos. Sin embargo, la elección entre comprar a través de una hipoteca o alquilar una vivienda no se limita a la cuantía a pagar a final de meses, sino que hay que tener en cuenta otros factores como los costes económicos de cada operación, la evolución de los precios o la situación personal cada uno. Así, según la situación actual en España, ¿es mejor comprar o alquilar una vivienda?

En primer lugar, hay que valorar la situación económica. En la actualidad hay un escenario de tipos bajos y los alquileres continúan subiendo, por lo que la compra de una vivienda con un préstamo hipotecario puede resultar atractiva. Sin embargo hay que tener en cuenta que "si se contrata una hipoteca variable, el interés puede aumentar anual o semestralmente si sube el Euríbor", como recuerda Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash.

Pese a que el Euríbor alcanzó en febrero tres años en negativo, desde hace uno ha experimentado un incremento paulatino, lo que precisamente ya han comenzado a notar los clientes porque el pago de las mensualidades de los últimos meses ha sido mayor que los mismos meses del año anterior.

Más allá de la situación económica, hay que tener en cuenta los costes de ambas operaciones y del mantenimiento, o bien de la hipoteca o bien de la compra. La operación de compra implica el gasto de escrituración de la vivienda y los de constitución del préstamo hipotecario, que "suman aproximadamente un 10% del valor del inmueble", además del porcentaje del valor de la vivienda que la hipoteca no cubre. El contrato de alquiler, por su parte, implica los gastos de formalización del contrato y los honorarios de la agencia inmobiliaria si esta gestiona el arrendamiento, aunque si el arrendador es persona jurídica asume estos costes, y la fianza o el coste del seguro de responsabilidad civil, si se contrata.

Riera señala que formalizar un contrato de alquiler "es mucho más barato que formalizar un contrato de compraventa, porque no es necesario dedicar tantos ahorros al pago de ese gasto inicial". Frente a esta ventaja, sin embargo, los precios del alquiler son cada vez más altos, en febrero de 2019 el precio medio del alquiler se situó en 1.218 euros, según datos de EnAlquiler.

Diferencias por comunidades

Por comunidades, los costes de formalizar ambos contratos también varían, por lo que es importante cómo tributa tu comunidad cada operación y las posibles bonificaciones que se aplican a distintos colectivos. En el caso de la compraventa, "si la vivienda es nueva, el impuesto sobre actos jurídicos documentados (IAJD) que hay que abonar junto al IVA puede ser de entre el 0,5% y el 1,5% según la comunidad autónoma. Y si la vivienda es de segunda mano, el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) que hay que pagar puede oscilar entre el 6,5% y el 10% en función de la comunidad", señala Riera.

Dentro de una comunidad, también habrá diferencias entre provincias, ya que impuestos como el IBI, la tasa de agua o la de basuras, que asume el propietario, las establece cada ayuntamiento. 

En caso de vivir de alquiler, el inquilino asumirá el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (ITP) al firmar el contrato. Cada comunidad determina el valor de este impuesto, al igual que puede establecer condiciones a las fianzas o a los honorarios de las inmobiliarias.

Factores personales 

Por otra parte, es importante valorar los factores más sociales que dependen de las situaciones personales. El alquiler implica una mayor libertad de movimiento, sin necesidad de permanecer en un sitio por mucho tiempo. Pero con la vista puesta a futuro, la compra de una casa es "una posible inversión de futuro", ya que podría venderse o incluso alquilarse permitiendo una renta mensual adicional. 

Con todo lo anterior, el experto en hipotecas de HelpMyCash cree que actualmente comprar una vivienda es mejor opción, pero "solo para aquellos que tengan los suficientes ahorros para pagar los gastos iniciales y cuenten con una estabilidad financiera que les permita abonar las cuotas de la hipoteca durante 20 o 30 años".

Ahora en Portada 

Comentarios