35.700 inmuebles

Santander 'suelta' más ladrillo: Cerberus compra pisos por 1.500 millones de euros

Está previsto que esta operación esté totalmente culminada a finales de este año o en el primer trimestre del que viene.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander
Ana Botín, presidenta del Banco Santander / EUROPA PRESS

Banco Santander sigue liberando peso en el sector inmobiliario. El banco de Ana Botín ha alcanzado un acuerdo con una filial de Cerberus Capital Management para la venta de una cartera de inmuebles residenciales por un importe de unos 1.535 millones de euros, lo que supone el 55% de su valor bruto contable. Esta cartera de adjudicados está integrada por 35.700 inmuebles, incluidos garajes y trasteros, y será gestionada por Haya Real Estate, una sociedad de gestión de inmuebles filial del grupo Cerberus.

La operación se ha estructurado mediante el traspaso de la cartera a una o más compañías, cuyo capital social será aportado o transferido de manera que la filial de Cerberus controle, directa o indirectamente, entre el 51% y el 80% del capital, mientras que Banco Santander será propietario del capital restante. El porcentaje exacto de las participaciones en la NewCo se determinará antes del cierre de la transacción.

Está previsto que esta operación, que tiene un impacto inmaterial en el capital y resultados del Banco Santander, esté totalmente culminada a finales de este año o en el primer trimestre del que viene, cuando se cumplan todas las condiciones relativas a la cartera y la operación.

Esta operación no es la primera de estas características que se lleva a cabo en el mercado español. De hecho, en apenas un año, la banca española se ha desprendido de más de 74.800 millones de euros en activos inmobiliarios. La retirada de las entidades financieras de este sector comenzó en agosto de 2017, cuando el Banco Santander decidió vender el 51% de sus activos tóxicos del Banco Popular al fondo estadounidense Blackstone.

La siguiente entidad en desprenderse de ladrillo fue Liberbank, que acordó en octubre de 2017 el traspaso de 602 millones de euros a una sociedad constituida por Bain Capital Credit (80%) y Oceanwood (10,01%), en la que la entidad tiene un 9,99%; lo que le permitió reducir su riesgo inmobiliario en un 43%.

En noviembre de ese mismo año, BBVA anunció que se deshacía de casi la totalidad de su cartera con la venta del 80% de sus activos inmobiliarios por 4.000 millones de euros al fondo Cerberus, y traspasó inmuebles por un valor bruto de 13.000 millones. En junio de 2018, CaixaBank optó por la venta del 80% de su negocio inmobiliario con un valor bruto de 12.800 millones de euros al fondo estadounidense Lone Star, donde se incluía activos disponibles para la venta a 31 de octubre de 2017 y la compañía Servihabitat.

Banco Sabadell, por su parte, apostó por vender también a Cerberus dos carteras con la práctica totalidad de sus activos inmobiliarios, con un valor bruto contable de unos 9.100 millones de euros, a los que hay que sumar el traspaso de otras carteras más pequeñas que elevan la cifra hasta los 12.400 millones

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios