Lunes, 19.11.2018 - 09:10 h
Rotación de activos

Meliá se deshace de tres de sus hoteles y logra una plusvalía de más de 6 millones

La socimi ATOM se hace así con propiedades en Sevilla y Canarias en una operación que ha superado los 73 millones de euros. 

Meliá
'Meliá Sevilla', uno de los tres hoteles que la cadena ha vendido a la socimi ATOM / Meliá

Meliá Hotels International ha vendido a ATOM Hoteles, socimi participada por Bankinter entre otros, tres establecimientos ubicados en Sevilla, Santa Cruz de Tenerife y Fuerteventura, por un importe de 73,4 millones de euros, operación que supone una plusvalía neta contable de 6,6 millones de euros, tal y como ha publicado la compañía a través de la CNMV. 

Se trata del 'Meliá Sevilla', 'Sol La Palma' y Sol Jandía Mar', los dos primeros de cuatro estrellas y el tercero de tres, ubicados respectivamente en la capital hispalense, Tenerife y Fuerteventura. La transacción otorga una valoración aproximada de 66.000 euros por habitación siendo la venta múltiplo de Ebitda de 13,9 veces, según ha comunicado este viernes la cadena de la familia Escarrer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El compromiso de 'capex' (o inversiones en bienes de capitales) por parte del comprador es de unos 20,2 millones de euros, permitiendo el reposicionamiento de dichos hoteles, siendo el precio por habitación posterior a la inversión de 83.000 euros.

Tras esta venta, y conforme a los acuerdos alcanzados con ATOM, los tres hoteles seguirán siendo explotados por Meliá bajo contratos de alquiler con renta variable por periodos de cinco años, con un máximo de cuatro prórrogas a discreción de la cadena mallorquina y hasta un máximo de 25 años.

La renta variable será del 25% de los ingresos totales, detalla Meliá, que se asegura así un contrato sostenible a largo plazo con una cobertura de renta fija establecida de 2,3 veces descontando el valor estimado de los flujos del contrato de arrendamiento, que en los primeros cinco años es de 13 millones de euros.

Meliá aclara que esta operación se engloba tanto en la estrategia de adecuación a los atributos de las marcas de todos sus establecimientos como en la rotación de activos, que la compañía implementa con sus activos no estratégicos aprovechando, entre otros aspectos, el momento del ciclo inmobiliario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios