Miércoles, 08.04.2020 - 21:29 h
Durante el primer trimestre

OHL empieza a salir del bache y reduce sus pérdidas hasta los 7,7 millones

La constructora de los Villar Mir está llevando a cabo una profunda reestructuración de la sociedad desde las pérdidas históricas de 2018. 

OHL Villar Mir
Juan Miguel Villar Mir de Fuentes en la última junta de accionistas de OHL. / EFE

La constructora OHL está empezando a salir del bache. Así se puede vislumbrar en los resultados del primer trimestre del año, en los que las pérdidas se han reducido hasta los 7,7 millones de euros desde los 144,9 que registró en el mismo periodo del año anterior. Tal y como señala la propia compañía, se trata de "unos resultados positivos a nivel operativo, consistente con las medidas implementadas en la segunda mitad de 2018, centradas en el control de la caja y rentabilidad".

El ebitda durante el primer trimestre del año se ha situado en 9,1 millones de euros, frente a las cifras negativas del mismo periodo de 2018, cuando este indicador se situó en los -37,0 millones de euros. Por áreas, todas las actividades de la compañía -construcción, Industrial y servicios- presentan un ebitda positivo en este primer trimestre de 2019.

Con respecto a las ventas, la cifra ha disminuido desde los 707,9 millones de este periodo del ejercicio de 2018 a los 684,7 millones que ha conseguido a cierre del periodo de este año, lo que supone una caída del 3,3%. 

La cartera total de OHL a corto plazo estaba en los 5.336,4 millones, con una contratación en el trimestre de 643,4 millones. Por negocios, las ventas del área de Construcción se deplomaron un 5,8% hasta los 684,7 millones, mientras la cartera alcanzó un importe de 4.715,1 millones, lo que representa 23,6 meses de ventas, y OHL contrató proyectos por 533,4 millones: un 47,5% en EEUU, un 30,6% en Europa y un 14,3% en Latinoamérica. Por su parte, la división de Servicios elevo sus ventas un 8,1% hasta los 66,5 millones, mientras que la rama Industrial creció un 11,1% hasta los 54,2 millones de euros.

Todo ello, acompañado de un consumo de caja que se ha reducido durante el primer trimestre de 2019 en un 50,2%. Tal y como confirman, tienen "una posición de caja neta positiva" de 216,7 millones de euros, situando así la liquidez total del grupo en los 905,9 millones de euros.

Estos resultados llegan después de la histórica cifra de 1.529 millones de pérdidas que se anotó a cierre del ejercicio de 2018, el tercer ejercicio consecutivo en números rojos. La compañía aludía entonces a "un criterio de reconocimiento de ingresos realista, en el control de riesgos, en reorganizar la compañía acorde con su nueva dimensión, después de la venta de concesiones; e implementar una cultura de gestión de contratos y una cultura centrada en la generación de caja" como justificación para estos números. 

Pese a todo ello, la participación del accionista minoritario, Grupo Villar Mir, sigue diluyéndose. Sin ir más lejos, la pasada semana la empresa familiar liquidaba uno de los 'packs' de derivados sobre 2,8 millones de títulos contratado con el banco francés Société Générale (SG), lo que les ha llevado a reducir su participación en la compañía del 34,6% al 33,3% del capital. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING