Martes, 17.09.2019 - 13:16 h
Supera sus planes de financiación

Santander ya duplica las emisiones de CoCos que tenía previsto hacer en 2019

La emisión de 1.200 millones de dólares de esta semana le da flexibilidad para amortizar dos colocaciones realizadas hace cinco años.

Oficina de Banco Santander. Europa Press
Oficina de Banco Santander. Europa Press

Banco Santander ha duplicado en apenas dos meses el importe de bonos contingentes convertibles, conocidos como CoCos en la jerga financiera, que tenía previsto colocar durante 2019. El plan de financiación del banco que preside Ana Botín contemplaba emitir 500 millones de euros en instrumentos AT1 este año, pero con la colocación por importe de 1.200 millones de dólares (algo más de 1.000 millones de euros al cambio) realizada el pasado miércoles ya se ha doblado esta cantidad.

Los CoCos son un tipo de deuda que es perpetua y que se convierte en acciones en el supuesto de que el capital de máxima calidad del banco caiga por debajo de un determinado umbral. Su emisión sirve para completar los colchones de deuda anticrisis de las entidades y, a pesar de que no tienen fecha de vencimiento, existe la posibilidad de que los amorticen cinco años después de colocarlos.

Precisamente Santander puede amortizar el 12 de marzo y el 19 de mayo dos colocaciones de CoCos -de 1.500 millones de euros y 1.500 millones de dólares, respectivamente- que realizó en 2014. Este ha sido el motivo principal por el que el mayor banco español ha duplicado en tan solo dos meses la cantidad de AT1 que tenía previsto emitir este año, pues el banco ahora goza de mayor flexibilidad para decidir si liquida o no estos bonos, según explican fuentes financieras.

Como adelantó 'Expansión', el martes es la fecha límite para que Santander tome una decisión al respecto de la primera de las emisiones. El mercado da prácticamente por hecho que el banco liquidará la emisión, pues desde comienzos de año los bonos se han revalorizado significativamente hasta casi alcanzar el 100% de su valor nominal. Si opta por no amortizar sería el primer banco que lo hace y se arriesga a que se encarezcan sus emisiones futuras.

Santander, cuyo capital AT1 se encontraba a finales de 2018 en el límite del 1,5% que le exigen los reguladores, ha rechazado realizar comentarios al respecto. El banco tiene previsto emitir este ejercicio 1.000 millones en deuda subordinada (AT2) y entre 6.000 y 10.000 millones en cédulas hipotecarias y deuda senior para cubrir vencimientos, de acuerdo al plan de financiación para 2019 que comunicó al mercado el pasado lunes.

El mercado está abierto a emisiones, pero más caras

Según estimaciones de Standard & Poor’s (S&P), la banca española aún debe emitir entre 50.000 y 60.000 millones de euros en deuda anticrisis (CoCos, deuda subordinada y deuda senior no preferente) para cumplir con los requisitos de capital y deuda (MREL) que exigen los supervisores comunitarios con el objetivo de que las entidades puedan rescatarse por sí mismas en caso de quiebra, sin la necesidad de recurrir a dinero público.

Europa está ultimando el tamaño del colchón de solvencia que debe rellenar cada entidad y está previsto que la comunicación formal llegue antes de que concluya en primer trimestre del ejercicio (Santander, BBVA y Sabadell ya la recibieron en 2018), lo que favorece que las emisiones de deuda se hayan reactivado en este comienzo de 2019.

CaixaBank y Abanca fueron las primeras entidades al salir al mercado, lo hicieron en enero con colocaciones de 1.000 millones y 350 millones en deuda senior no preferente y deuda subordinada, respectivamente. Santander les siguió los pasos con la mencionada emisión de CoCos y la última ha sido Bankia, que el jueves vendió a los inversores 1.000 millones de euros en AT2. Y es que actualmente hay apetito entre los inversores tras un cierre de 2018 nefasto por Italia y el Brexit. Eso sí, el precio de las emisiones se ha encarecido respecto a hace un año debido a un entorno de mayor incertidumbre.

Ahora en Portada 

Comentarios