Viernes, 14.12.2018 - 21:10 h
Se estrena con su fondo junto a Axel Springer

Varsavsky saca de nuevo la chequera en España y lidera una ronda en Reclamador

Logra 1,5 millones de capital para reforzarse y buscar deuda con la que afrontar su crecimiento. La valoración se sitúa en torno a 15 millones.

Martín Varsavsky.
Martín Varsavsky.

Martín Varsavsky vuelve al ruedo en España. El inversor y emprendedor argentino regresa al terreno de la inversión en España. Lo hace liderando la nueva ronda de financiación cerrada por Reclamador, la compañía online de reclamaciones colectivas en sectores como aerolíneas, banca o laboral, en la que también participan socios actuales como Cabiedes y Faraday. La plataforma capta 1,5 millones de euros con los que reforzar su capital para posteriormente acudir al mercado de deuda y financiar los pleitos de más de dos años. Su valoración, tras la operación, ronda los 15 millones de euros.

La última gran ronda de Varsavsky, fundador de Jazztel y Fon, en una ‘startup’ con origen español fue en 2011, cuando entró en Busuu, la plataforma para aprender idiomas que trasladó su matriz a Reino Unido. Ahora aporta la mayor parte de los 1,5 millones de euros invertidos en Reclamador. “Hacía mucho que no invertía en España; invertí en Reclamador porque tiene un modelo diferente para resolver un problema común y con un modelo exportable”, afirma el inversor en una entrevista con La Información.

Más capital para financiarse

Esta ronda llega en un momento clave para Reclamador. Cerró el ejercicio pasado con 3,5 millones de euros de ingresos, procedentes de las comisiones -que van del 15 al 25%- que cobra a los consumidores que ganan los casos de sus reclamaciones. Sin embargo, con su crecimiento ha surgido una dificultad: la financiación de procesos judiciales muy lentos. Como muestra un botón: tiene 15 millones en honorarios no cobrados de casos en tribunales con altas probabilidades de victoria.

La consecuencia es que necesita financiación bancaria con la que hacer frente a esos retrasos, pues una parte proporcional de esos ingresos deben reportarse en cada ejercicio aunque no se hayan ingresado en caja. “Levantando más capital, tiene más probabilidad de conseguir financiación para poder seguir creciendo”, apunta Varsavsky.

Pablo Rabanal, fundador de Reclamador.
Pablo Rabanal, fundador de Reclamador.

Una valoración de en torno a 15 millones

Con todo, esta operación se ha cerrado con el liderazgo de Varsavsky, pero con la participación de la red de inversores Faraday Ventures y, sobre todo, Cabiedes y Partners, que acompañan en la inversión. Este último fondo se mantiene como accionista externo mayoritario con cerca del 9% de la compañía. Se suman otros socios como Salvador García Andrés (cofundador de la ‘startup’ de intercambio de divisas Ebury) y otros directivos de la compañía.

La valoración, según confirman fuentes con conocimiento de la operación, se sitúa en el entorno de los 15 millones de euros (4,5 veces los ingresos logrados durante el ejercicio anterior). Varios ‘business angels’ han salido, aunque otros se han mantenido. Pablo Rabanal, fundador de la empresa, sigue ostentando la mayoría accionarial.

¿Un modelo exportable?

Para Varsavsky, este es un modelo exportable y esa es una de las razones por las que lo apoya. “Veo factible ir a otros países de Europa; por ahora Reclamador tiene tantas oportunidades de crecimiento que sigue enfocada en España… pero es perfectamente exportable”, apunta el inversor argentino, quien forma parte del Consejo asesor para la innovación en la justicia junto al jefe de Datos de Telefónica, Chema Alonso; el expresidente de la teleco, César Alierta; el exjefe de Google en España, Javier Rodríguez Zapatero; los inversores del sector Carina Spilzka o Bernardo Hernández, o el abogado Borja Adsuara.

Desde la empresa buscan quedarse, al menos por ahora, en España. Hicieron sus ‘pinitos’ en el mercado portugués, pero desistieron de dar el salto al país vecino por las dificultades legales que suponía el lanzamiento.

Más inversión en España junto a Axel Springer

Esta operación es la primera que lleva a cabo con el fondo Vas Ventures, al que se ha unido el grupo de medios alemán Axel Springer. “Hasta hace unos meses invertía yo solo y ahora se metió el grupo Axel, que es mi único socio; y sí, es un fondo que crecerá a medida que haya más oportunidades”.

¿Seguirá invirtiendo en España? Asegura que sí. Pero no quiere poner una cantidad concreta destinada al mercado español. Tienen sobre la mesa algunos proyectos aquí, pero también en Alemania, Reino Unido, Israel o Estados Unidos. Varsavsky ha invertido en casi una veintena de compañías. ¿Su foco? “En productos que yo uso y creados por fundadores con los que me llevo bien y a valoraciones que me parezcan razonables”, apunta. El móvil y las herramientas para digitalizar sectores ‘tradicionales’ son dos de las áreas a las que más atención presta.

En España ha invertido en Menéame, Hipertextual y Todoexpertos, además de en Busuu (británica pero con sede en Madrid). “Son todas rentables; todavía no hemos encontrado un modelo para unirlas o unirlas con otras empresas; son empresas independientes, pequeñas, pero rentables pero a las que les falta encontrar un modelo”, explica.

¿Y su antiportfolio? “Podía haber invertido en Spotify, pues soy amigo de su fundador, desde el principio y también en Facebook, pero no lo hice”, admite. En España, asegura que no estaba conectado con fundadores desde el principio en compañías que, con el tiempo, han logrado éxito. “En Tuenti conocía Zaryn Dentzel desde que la arrancó; a Juan de Antonio lo conocí cuando Cabify empezó a ser importante y a Juan Urdiales, de Jobandtalent, lo mismo… A ellos los conocí cuando ya eran empresas medianas”, apunta.

Varsavsky sigue viviendo en Estados Unidos. Pero pasa tiempo en España. Y ve un cambio muy importante en el ecosistema emprendedor. “Veo más oportunidades y estamos estudiando más cosas; veo mucho movimiento, muchas historias de éxito y más inversores internacionales”, admite.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios