Condenado a trece años de prisión por asfixiar a una amiga con unos plásticos

Un hombre de 62 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a trece años de prisión por asfixiar a una amiga con unos plásticos atados con cables de una antena de televisión tras una discusión por motivos económicos.

Málaga, 17 jul.- Un hombre de 62 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a trece años de prisión por asfixiar a una amiga con unos plásticos atados con cables de una antena de televisión tras una discusión por motivos económicos.

El crimen fue cometido el 1 de enero de 2012 en la localidad malagueña de Fuengirola cuando el procesado antes de asfixiarla le propinó varios golpes en la cabeza con una botella de vidrio y luego intentó ahogarla con un pañuelo que la víctima llevaba anudado en el cuello.

La discusión se inició por el paradero de un dinero del acusado, cuya existencia no se ha constatado, y durante la pelea comenzó a golpearla en la cabeza con una botella de cristal hasta que cayó al suelo, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.

El agresor, cuando tuvo a su víctima inmóvil en el suelo la envolvió completamente, salvo los pies, con unos plásticos atados con cables, lo que produjo su muerte, y abandonó el cadáver debajo de un puente.

Durante el juicio el acusado reconoció que la agredió pero aseguró que fue en defensa propia y que no tenía intención de matarla, si bien los miembros del jurado determinaron por unanimidad que era culpable de un delito de homicidio.

Él aseguró que creía que ella le había robado en un determinado momento y que comenzó una discusión entre ambos en la que, según dijo, la víctima se puso muy violenta y le agredió y amenazó con matarlo, por lo que él se defendió golpeándola con una botella.

En los hechos probados se subraya que la mujer falleció por una acción combinada, a consecuencia de la debilidad que le produjo la abundante hemorragia producida por los golpes en la cabeza y por asfixia por sofocación al estar envuelta en unos plásticos.

Tras su muerte el acusado "confeccionó" con unos palos y una alfombra, una especie de camilla y trasladó el cadáver, el 1 de enero de 2012, bajo el puente de un río ubicado en Fuengirola, días más tarde, el 9 de enero, fue hallado el cuerpo.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING