Martes, 16.10.2018 - 04:26 h
Costa era secretario general del partido regional

Correa, cerebro de la Gürtel, señala al líder del PP valenciano Ricardo Costa

Esta confesión por parte de Correa se enmarca en su actitud de colaboración con la Justicia que anunció ya en el anterior juicio de la trama Gürtel.

(De izda a dcha) Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', responsable de la empresa Orange Market; Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel, y Francisco Correa, empresario y 'cabecilla' de la trama, durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional
(De izda a dcha) Álvaro Pérez Alonso, Pablo Crespo y Francisco Correa durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional (EFE/Fernando Alvarado)

El líder de la trama Gürtel, Francisco Correa, ha afirmado este martes durante su declaración en el juicio por la presunta financiación ilegal del PP valenciano que era la formación política, y concretamente el exsecretario general del partido regional, Ricardo Costa, la que indicaba a Orange Market, empresa vinculada a la trama Gürtel, los empresarios a los que debían facturar los actos de las campañas de las elecciones municipales y autonómicas de 2007 y de las generales de 2008 si "querían cobrar".

"Sabía que para cobrar teníamos que facturar a los empresarios que se han sentado aquí", ha dicho en referencia a los nueve acusados que han confesado que sufragaron de forma irregular parte de los actos electorales de los 'populares' valencianos. Ante esto, la fiscal Myriam Segura ha pedido que concrete de quien era esta "iniciativa". "El Partido Popular", ha contestado y relatado que les decían: "¿queréis cobrar? Tenéis que facturar a esas empresas".

Correa ha indicado también que "imagina" que a los industriales también les "obligaron" a pagar a Orange Market si después se querían ver beneficiados. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el PP pagó a Orange Market un total de 3,4 millones de euros en actos electorales y otros eventos entre 2007 y 2008. Sobre los gastos electorales, se precisa que la formación política abonó 2,03 millones de euros, de los cuáles 1,2 millones fueron sufragados por los empresarios.

Esta confesión por parte de Correa se enmarca en su actitud de colaboración con la Justicia que anunció ya en el anterior juicio de la trama Gürtel, relativo a sus primeros años de actividad (1999-2005). Hace unos días, mandó un escrito al juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia en el que ya reconoció que el PP liderado entonces por el expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, pagó a Orange Market en negro y con facturas falsas los servicios prestados para la organización de las campañas electorales de 2007 y 2008.

Correa busca que Anticorrupción rebaje su petición inicial de pena, de 22 años de prisión por tres delitos electorales correspondientes a las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008, un delito de falsedad documental y seis delitos contra la Hacienda Pública. La fiscal anunció durante la fase de cuestiones previas que si se corrobora que el líder de la Gürtel colabora con la justicia durante el juicio, estaría dispuesta a disminuir su solicitud de condena.

El líder de la Gürtel ha asegurado que no conoce "absolutamente a nadie del PP de Valencia". En este sentido ha contado que a Costa, sólo le ha visto una vez y que en otra ocasión "charló" por teléfono para animarle porque "estaba bajo de moral".

La boda de la hija de Aznar

En cuanto a Camps, ha relatado que le conoció en la boda de la hija del expresidente del Gobierno José María Aznar y que el que tenía relación con él era Álvaro Pérez 'El Bigotes' porque se lo presentó el yerno de Aznar, Alejandro Agag. "Cuando dejamos de trabajar para Madrid --en alusión al PP nacional-- Camps conoció a Álvaro a través de Alejandro Agag y le dijo que le gustaba mucho su trabajo y empezó a hacer cosas allí", ha explicado.

Correa ha reiterado que 'El Bigotes' es "muy buen creativo" y que fue quien dirigió Orange Market. "Tuvimos muy poquito trabajo para la Generalitat, cuando otros tuvieron mucho más", ha dicho para continuar lamentado que tienen que "oír" que montaron esta empresa "para delinquir en Valencia" y que casi tienen que dejar de trabajar con Pérez porque casi no tenían adjudicaciones en esa comunidad autónoma.

En este sentido, ha asegurado que "nadie le ha pagado nada" y que no sabia quien hacía las facturas en Orange Market. "Ninguno de los empleados de Orange Market me conocía, no iba yo por Valencia, en contra de lo que mucha gente cree", ha agregado.

Ha vuelto a reconocer que él controlaba la "caja 'b' importante" de la Gürtel, que se encontraba en la sede de la calle Serrano 40 de Madrid, gestionada por el contable José Luis Izquierdo bajo sus instrucciones y que el dinero procedente de Valencia llegaba a la central, aunque no ha podido afirmar si allí existía una "caja 'b' "pequeñita".

Durante las dos horas que ha durado la declaración, Correa ha insistido, con un tono un poco elevado, que ha llevado al juez José María Vázquez Honrubia a sugerirle que diese un trago a la coca-cola que tenía encima de la mesa, que todos sus trabajadores y sus empresas "han hecho un trabajo honrado" y que si emitieron facturas falsas "para poder cobrar por trabajos realizados" era por que el PP "no les pagaban. "No hay ni una sola factura por un trabajo no realizado", ha concluido.

Entre las anécdotas de la jornada, Correa, una vez más, se ha mostrado enfadado porque esta causa se haya bautizado con la traducción de su apellido en alemán: "Me pone muy nervioso que se llame Gürtel en alemán".

Ahora en Portada 

Comentarios