Miércoles, 22.11.2017 - 23:36 h

Uno de los detenidos afirma que el imán de Ripoll quería inmolarse en Barcelona

En su declaración revela que preparaban atentados "mayores" con explosivos en varios monumentos relevantes de Barcelona. 

La Fiscalía ha pedido prisión provisional sin fianza para los cuatro terroristas interrogados este martes en la Audiencia Nacional. 

Te interesa leer: Arranca el caso de los atentados con la declaración de los cuatro detenidos

Arranca el caso de los atentados con la declaración de los cuatro detenidos

Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll que radicalizó supuestamente a los 12 miembros de la célula de los atentados de Barcelona y Cambrils, había planeado inmolarse en un atentado de gran magnitud en la capital catalana. Así lo ha asegurado ante el juez Fernando Andreu Mohamed Houili Chemlal, el único superviviente del estallido de la casa de Alcanar, donde los terroristas preparaban supuestamente los explosivos. El plan se habría visto truncado porque Es Satty falleció precisamente en esa explosión.

Houili Chemlal ha confirmado que los terroristas buscaban un atentado de mayor entidad perpetrado por explosivos. En su declaración, que ha prestado en pijama (fue detenido en el hospital) y en la que, según fuentes jurídicas se ha mostrado compungido y cabizbajo, ha hablado de la utilización de “líquidos y disolventes” para la fabricación de bombas. El objetivo, según ha afirmado a preguntas de los fiscales, eran varios monumentos de Barcelona, aunque el terrorista no ha concretado cuáles, según esas mismas fuentes.

El presunto miembro de la célula islamista, que ha descargado toda la responsabilidad en el imán, ha asegurado que se enteró de sus planes hace dos meses. Sin embargo, en su propia defensa, ha señalado que él se mostró partidario de causar el menor daño posible. Incluso de atentar por la noche para que hubiera menos víctimas.

La furgoneta era para una mudanza

El segundo en declarar ante Andreu ha sido Driss Oukabir, hermano de Moussa Oukabir, uno de los terroristas muertos a manos de los ‘mossos’ en Cambrils. La investigación se centró en él en un primer momento al constar como la persona que había alquilado la furgoneta del atropello masivo de la Rambla. Tras ser detenido aseguró en primer lugar ante los agentes que su hermano le había robado esa documentación, sin embargo después cambió su versión al asegurar que fue él quien la alquiló aunque pensaba que era para una mudanza.

Según fuentes de su defensa, ante el juez ha mantenido esta segunda versión, que creía que el vehículo se utilizaría “para coger unos muebles para un piso”. También ha asegurado que inicialmente denunció la sustracción porque tenía miedo al ver su imagen en todos los medios de comunicación. Fuentes jurídicas añadieron que, según su declaración, fue él el encargado de alquilarla porque el conductor debía ser mayor de 26 años. Él tiene 28.

En tercer lugar ha declarado ante el juez Mohamed Aallaa, hermano Sadi Aalla, también tiroteado y muerto en Cambrils por la policía autonómica catalana. El detenido consta como el propietario del Audi A3 con el que cinco integrantes de la célula irrumpieron en el Paseo Marítimo de Cambrils para atropellar y acuchillar a viandantes. Ese mismo vehículo fue utilizado por los terroristas para realizar un viaje relámpago a París días antes de los atentados.

Esta tarde, Aallaa ha declarado en la Audiencia Nacional que el coche, en realidad, pertenecía a su hermano fallecido y que estaba a su nombre únicamente por una cuestión de seguros. También ha dicho que en realidad, su coche es un Seat Ibiza.

El último en pasar ante el juez ha sido Salah El Karib, dueño del locutorio desde el que se compraron por internet dos billetes. Uno de ellos, a Marruecos, era para Driss Oukabir. El otro era para el imán, Abdelbaki Es Satty, aunque, las fuentes consultadas aseguraron desconocer el destino de este último.

En su declaración justificó ambas compras asegurando que, entre los servicios que ofrecía, se encontraba el de hacer compras por internet a personas que carecían de tarjetas bancarias, todo ello a cambio de una comisión.

La fiscalía de la Audiencia Nacional ha reclamado para todos ellos la prisión provisional incondicional. Les imputa a los cuatro los delitos de integración en organización terrorista, 15 asesinatos terroristas, estragos y tenencia de explosivos.

Ahora en portada

Comentarios