Lunes, 24.09.2018 - 16:06 h
En línea con la propuesta de la Comisión Europea

El Ejecutivo apoya acabar con el cambio de hora... pero no sabe con cuál quedarse

Pedro Sánchez anuncia un comité de expertos para "saber exactamente qué conviene en términos de productividad, de calidad de vida y bienestar".

Isabel Celaá durante la rueda de prensa porterior al Consejo de Ministros
Isabel Celaá durante la rueda de prensa porterior al Consejo de Ministros / EFE

El Gobierno de España no pondrá ningún 'pero' a acabar con el cambio de hora que tenemos que hacer dos veces al año como ha propuesto la Comisión Europea tras una consulta ciudadana. Lo que no sabe es qué huso horario dejar una vez suceda. Así de poco claro lo ha dejado la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.  Dando un paso más en el caos que puede generar, minutos antes el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, no descartó que se pueda tener "otro" más acorde a la posición geográfica.

Más tarde ha sido el propio Pedro Sánchez quien ha querido aclarar el asunto y ha anunciado  un comité de expertos para evaluar la posición de España y "saber exactamente qué conviene en términos de productividad, de calidad de vida, de bienestar social, de ahorro energético". Así lo ha asegurado el presidente del Ejecutivo en la rueda de prensa ofrecida junto a su homólogo costarricense, Carlos Alvarado, al ser preguntado sobre si es más partidario del horario de verano o del de invierno, y si se plantea llevar a cabo algún tipo de consulta al respecto.

"Hemos amanecido con el anuncio de la Comisión Europea. Ya se ha pronunciado la ministra portavoz en relación con este asunto", ha afirmado Sánchez en alusión a la ministra Isabel Celaá, quien ha explicado que el Gobierno está "bastante de acuerdo" con la propuesta de la Comisión Europea de eliminar el cambio de hora que se produce dos veces al año en los países europeos, aunque no se ha decantado todavía por mantener el actual horario de verano o el de invierno.

Después de que la Comisión Europea propusiera poner fin al cambio de hora estacional en la Unión Europea a raíz de una consulta pública, Borrell recordó que se trata de una propuesta que tiene que ser debatida en el Parlamento Europeo donde "todos los países tendrán que explicar su punto de vista y en qué medida eso favorece o no los procesos de conciliación de la vida familiar, adaptación de horarios a las horas de luz y consumos de energía".

También cree que "quizá España tenga que estar en otro huso horario. Francamente, no lo sé. Demos la oportunidad al Parlamento Europeo a ver si es capaz de encontrar un común denominador entre países que están en situaciones geográficas tan diferentes". Celaá por ahora ha dejado claro que el Ejecutivo no se ha parado a estudiar nada al respecto aunque todo apunta a que el próximo mes de octubre podemos hacer el último cambio de hora de la historia

Apoyo de los ciudadanos

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker ha puesto el debate sobre la mesa sobre una decisión que cuenta, y mucho, con el respaldo de la ciudadanía. Un 84 % de los ciudadanos europeos y un 93 % de los españoles que participaron en la consulta pública se pronunciaron a favor de eliminar esta práctica, según los resultados preliminares de la encuesta publicados por la Comisión Europea (CE).

Los primeros resultados de la consulta, que obtuvo una participación récord con 4,6 millones de respuestas de los 28 Estados miembros, muestran también que más de tres cuartas partes (el 76 %) de los encuestados consideran que cambiar la hora dos veces al año es una experiencia "muy negativa" o "negativa". En España, ese porcentaje se elevó a cerca del 90 %.

Los encuestados aludieron a los efectos negativos en la salud, el aumento de los accidentes de tráfico o la ausencia de ahorro energético como motivos para acabar con esta práctica.

La CE ofreció las tasas de participación en cada Estado miembro en porcentaje de la población nacional. Así, Alemania fue el país con más participación, con un porcentaje del 3,79 %, seguido de Austria (2,94 %) y Luxemburgo (1,78 %). Los países con menor tasa de participación fueron el Reino Unido (0,02 %) y Rumanía e Italia (ambos con un 0,04 %). En el caso de España, la tasa fue del 0,19 %.

Ahora en Portada 

Comentarios