Sábado, 19.10.2019 - 15:16 h
"No podía amarlo y decidí torturarlo"

Envían a prisión a una mujer turca por inyectar lejía y jabón líquido a su bebé

También le rajaba partes del cuerpo con una navaja, ya que no podía sentir afecto hacia ella, según confesó.

Vacuna
La madre inyectaba lejía y jabón líquido a su bebé

Las autoridades turcas han enviado a prisión a una madre después de que ésta confesara que había inyectado lejía y jabón líquido a su bebé en numerosas partes del cuerpo. Igualmente, también habría rajado a la pequeña con una navaja de afeitar porque, según su declaración, "no podía amarla".

El suceso ha tenido lugar en Estambul, donde ha conmocionado a la sociedad porque la mujer fue arrestada dos veces antes de esta última por la misma causa. Pero esta vez ha sido ella misma la que se ha entregado a la Policía tras llevar a la bebé al hospital y confesar lo sucedido, según publica el 'Daily Mail'.

"No podía amar a mi hija y decidí torturarla", confesó la mujer, de nombre Elif K, a los fiscales. "Desde que tenía un mes de edad, le inyecté lejía y jabón líquido en las orejas, la nariz y el ombligo, hasta que comenzó a sangrar. Entonces la llevé al hospital para recibir tratamiento. Cuando la dejaron volver a casa, continué torturándola. También le cortaba con una navaja en la cabeza, los ojos, las piernas, los brazos y el pecho", confesó la mujer. 

Las sospechas comenzaron por las continuas enfermedades de la niña. Fue el padre quien la llevó al médico después de que empezara a sangrar por las orejas y el ombligo, pero el médico no pudo diagnosticar el problema. Pero cuando empeoró, fue trasladada al Hospital de la Facultad de Medicina de la Universidad de Estambul, donde diagnosticaron que tenía el cráneo fracturado, rasguños y moratones en todo el cuerpo. Así, los médicos empezaron a sospechar de la mujer y contactaron a la policía, que inició una investigación.

La madre fue detenida e interrogada, pero logró convencer a las autoridades de su inocencia en dos ocasiones. Si bien a la tercera no le sirvieron excusas, ya que los médicos le prohibieron que se acercara a su hija tras haber detectado el problema. Ahora ha sido enviada a prisión a la espera de que le asignen condena. Mientras, el bebé por suerte comienza a recuperar la salud.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios