Martes, 11.12.2018 - 22:05 h
Detenido este miércoles en Sao Paulo

La Fiscalía pedirá la extradición de García Juliá por la matanza de Atocha en 1977

La Justicia le reclama a las autoridades brasileñas por su condena de 193 años de prisión. Considera que el caso no está prescrito.

Monumento a los Abogados de Atocha
Monumento a los Abogados de Atocha en Madrid. 

La Fiscalía de la Audiencia Nacional va a solicitar a la Sección Primera de la Sala de lo Penal que formule demanda de extradición a las autoridades brasileñas de Carlos García Juliá, detenido este miércoles en Sao Paulo por ser uno de los autores de la matanza de los abogados de Atocha en el año 1977, según informan fuentes jurídicas.

Las mismas fuentes explican que hacen esta petición porque el caso no ha prescrito. García Juliá fue juzgado y condenado por estos hechos a 193 años de prisión como autor material de cinco asesinatos. No obstante, en el año 1994 se fugó desde la cárcel vallisoletana de Villanubla donde cumplía condena aprovechando el permiso que le concedió el juez de vigilancia penitenciaria Ignacio Sánchez Yllera.

García Juliá fue condenado por la Audiencia Nacional el 29 de febrero de 1980 por integrar el grupo ultraderechista que irrumpió en enero de 1977 en un despacho de abogados laboristas de Comisiones Obreras y asesinó a los tres letrados Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo; el estudiante de derecho Serafín Holgado; y el administrativo Ángel Rodríguez Leal.

El tribunal de la Sección Primera le impuso 130 años por las muertes de los cuatro abogados, 60 años por cuatro intentos frustrados de asesinato y tres años por tenencia ilícita de armas. Cumplió condena por estos hechos desde marzo de 1977 hasta el 23 de septiembre de 1991, año en que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Castilla y León le dejó en libertad condicional.

Tres años después, ya a finales de 1994, el juzgado dio luz verde a su petición de viajar a Paraguay para aceptar una oferta de trabajo con la condición de que se presentara cada mes ante la Embajada española en Asunción. Lejos de cumplir estas medidas, escapó a Bolivia donde fue detenido en 1996 por delitos de tráfico de droga. Estos hechos motivaron que se le revocara la libertad condicional y se ordenara su reingreso en prisión para cumplir el resto de pena que le queda, y que es de 3.855 días (diez años y medio).

España pidió su extradición a Bolivia en 2001

De hecho, la Audiencia Nacional pidió en el año 2001 al Gobierno que solicitara a las autoridades de Bolivia su extradición, aunque se sospecha que también se fugó de este país. Según fuentes jurídicas, el plazo del 30 años que corresponde al tiempo máximo de condena se tendría que aplicar desde la emisión de dicho auto en 2001, de ahí que el caso todavía no haya prescrito.

Además de García Juliá, el juicio en España por la matanza de Atocha concluyó con la condena a José Fernández Cerrá (que también escapó aprovechando un permiso penitenciario) y Francisco Albadalejo y Leocadio Jiménez Caravaca, condenados a doce años de prisión cada uno. Tras la masacre fue detenido un quinto integrante del grupo, Fernando Lerdo de Tejada, pero escapó en 1979 gracias a un permiso otorgado y nunca llegó a ser juzgado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios