Jueves, 24.01.2019 - 04:13 h
En Banyoles

La hija de la mujer degollada reconoce que fue ella: "No recuerdo las puñaladas"

La presunta matricida ha admitido que mató a la víctima, de 53 años, con un cuchillo, por problemas que tenía con ella.

Vista de la entrada al inmueble donde fue hallada muerta una mujer de 53 años, en la localidad gerundense de Banyoles, que fue localizada por uno de sus hijos en su vivienda,
Entrada a la vivienda donde una mujer ha sido degollada por su hija  / EFE

La hija de diecisiete años de la mujer degollada ayer en Banyoles ha confesado la autoría del crimen durante la reconstrucción de los hechos llevada a cabo por la comitiva judicial tras la detención de la menor en Castell-Platja d'Aro, según fuentes de la investigación. La presunta matricida ha admitido que mató a la víctima, de 53 años, con un cuchillo, aunque ha explicado que no recordaba las veces que la apuñaló, ya que el cadáver presentaba diversas heridas de arma blanca.

Respecto al móvil del crimen, la menor ha detallado que actuó así por problemas que tenía con su madre y ha recordado una discusión que habían mantenido recientemente. La reconstrucción del asesinato se ha llevado a cabo en el domicilio familiar en el que convivía con la víctima y donde el hijo mayor halló ayer el cuerpo en medio de un charco de sangre.

La menor, de origen ruso y que había sido adoptada hacía años, sufre algún tipo de trastorno psicológico y recientemente había mostrado problemas de comportamiento según relatan fuentes a Efe. El cuerpo de la mujer fue descubierto sobre las 21:00 horas por otro hijo de la víctima, de 29 años, presentaba múltiples cortes y estaba desnudo. La investigación apunta a que el crimen se pudo cometer sobre las 09:30 horas, cuando los vecinos oyeron gritos, en un momento en que la madre aún no había tenido tiempo de vestirse.

La reconstrucción de toda la jornada confirma que la joven, tras el asesinato, se fue al instituto donde estudia. Además, la hipótesis de que el crimen tuvo lugar por la mañana pronto se basa en la coagulación de la sangre hallada en la habitación. Los investigadores han hallado indicios que ya señalaban a la menor como autora del crimen, entre ellos que la vivienda en la que convivía con su madre no había sido forzada.

Los vecinos del piso de Banyoles donde vivía la familia han informado a la policía de que, frecuentemente, escuchaban discusiones en la vivienda que ha sido escenario del crimen y en la que convivían la hija y su madre, que estaba separada.

La víctima, Carmen P., regentó durante años con su exmarido el Albergue Deportivo Sprint, al que acudían de forma asidua deportistas de toda España que practicaban remo en el lago de Banyoles, que fue sede olímpica en los Juegos de Barcelona 92. El asesinato de Banyoles es el primero que se produce en lo que va de año en la provincia de Girona en el ámbito de la violencia doméstica.

Ahora en Portada 

Comentarios