Martes, 18.06.2019 - 07:29 h
Recta final electoral

¿Sobrevivirá el impuesto a las herencias? Los partidos discrepan si eliminarlo o no

El domicilio fiscal determina la cantidad de tributos a pagar de cara a una donación o una herencia. Así son las propuestas de cinco formaciones.

Abuelos

El 11 de abril se publicó en el BOJA el Decreto Ley 1/2019, de 9 de abril, que modifica, entre otros, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) y el impuesto de transmisiones patrimoniales en Andalucía. En esta Comunidad, desde el pasado abril el mal llamado impuesto de la muerte está bonificado al 99% para las herencias con una cantidad hasta el millón de euros

Las consecuencias, aunque todavía no hay números por parte de Hacienda, han sido claras para los letrados del Grupo Cibeles que opera en la comunidad gobernada por el Popular Juanma Moreno. "Desde la bajada del impuesto, en la oficina ya han tramitado muchas donaciones en vida y muchas otras que se gestionarán, pues siguen entrando interesados. Teóricamente debería de haber un plus de recaudación para las arcas de la Junta de Andalucía por este impuesto, pues se trata de operaciones que, de no haberse bonificado el 99 % del impuesto, nunca se habrían efectuado. Llevarlo a cabo antes era, prácticamente, impensable", aseguran. 

Los últimos cinco años de residencia

En el resto de Comunidades Autónomas la situación es dispar, ya que el ISD es un tributo parcialmente cedido a ellas. Vamos, que no es lo mismo heredar en Madrid que en La Rioja. Las diferencias pueden ser notables y todo giran entorno al territorio donde el fallecido tiene su residencia habitual. Es decir, donde ha vivido más días en los últimos cinco años, aunque los herederos residan en otra Comunidad Autónoma. ¿La contrapartida? Los flujos de cambio de domicilio fiscal, aunque siguen manteniendo otra residencia, para aprovecharse de las ventajas fiscales de vivir en otra localización geográfica.

A la hora de heredar de los más afortunados son los residentes en Canarias. El pago del impuesto de sucesiones (IS) está bonificado en un 99,9% para descendientes y adoptados (mayores o menores de 21 años), cónyuges, ascendientes y adoptantes y desde este año, según se recoge en el Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2019, elaborado por el Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas.

Disparidad de criterios

Los descendientes y adoptados menores de 21 años pagan al heredar cantidades simbólicas en Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia y La Rioja, así como en los territorios forales. En Andalucía pagan si lo que reciben supera el millón de euros; en Castilla y León, si se superan los 400.000 euros; en Aragón, si se sobrepasan los tres millones de euros. Cataluña aplica bonificaciones de entre el 20% y el 99% según lo heredado, y en la Comunidad Valenciana la bonificación es del 75%. 

Con el modelo de trabajo que propone la REAF -una persona de 30 años que recibe 800.000 euros- el resultado es que, a igualdad de herencia, los importes -como se ve en el gráfico adjunto- se disparan. Tan poca equidad ha hecho que las principales formaciones políticas tenga incluido las donaciones y sucesiones en sus programas.

Las fiscalidad de las herencias
 

Ciudadanos: eliminar el impuesto entre parientes directos

El partido liderado por Albert Rivera ha hecho una agresiva campaña de cara al domingo teniendo como un punto fuerte de su programa la supresión del ISD. La formación naranja quiere presentarse como el defensor de su bajada para las clases medias. Su propuesta es eliminarlo en los casos de herencias y donaciones entre parientes directos y cercanos.

Albert Rivera
Albert Rivera / EFE

En su argumentación para pedir la supresión de este impuesto, la formación naranja desgrana la disparidad autonómica."Queremos acabar con un sistema caótico e injusto", declaró Rivera a EFE, que quiere poner fin a "situaciones surrealistas" que llevan a los ciudadanos a "tener que decidir dónde se mueren". Según los cálculos del equipo económico de Ciudadanos, esta supresión supondría que el Estado dejaría de ingresar 2.000 millones de euros, y para compensarlos propone suprimir duplicidades en la Administración, y cree conveniente crear una comisión de estudio en el Congreso de las duplicidades que existen en toda España.

Ciudadanos propone reducir sustancialmente la tributación de las herencias y donaciones cuyos beneficiarios sean los hermanos, así como, en menor medida, la de las que se produzcan entre parientes más lejanos. Así, todos los descendientes y ascendientes, con independencia de la edad, tendrán derecho al máximo de reducciones y bonificaciones. En este nuevo Grupo I se integrarán también los cónyuges, y las personas unidas por análogos vínculos de afectividad, en los términos regulados en la normativa tributaria.

Partido Popular: suprimirlo porque paraliza el ahorro

El Partido Popular ya presentó el pasado mes de enero en el Senado una proposición de ley por la que se deroga la ley 29/1987, es decir, para suprimir el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Hasta ahora, lo que proponía el Partido Popular era bonificarlo al máximo (al 99%) en autonomías en las que gobierna, como Comunidad de Madrid y Andalucía.

En opinión de los 'populares', este gravamen "supone la doble imposición al gravar unas rentas y bienes que han sido sometidos a tributación anteriormente" y por lo tanto penaliza el ahorro. Alegan que el Impuesto sobre sucesiones y donaciones no llega al 1% de los ingresos tributarios que recibe el Estado, por lo que su supresión no reviste "un perjuicio insoportable". También dicen que es un impuesto que grava sobre todo a las clase media

Partido Socialista: reimplantar el impuesto

La idea de los socialistas es reimplantar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para las herencias de más de 1,5 millones de euros, así como aumentar un punto el IRPF para las rentas de más de 150.000 euros. Por ejemplo, el aspirante a la Presidencia regional de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, aclaró que esta subida necesaria para garantizar la 'viabilidad' del sistema afectaría tan solo a un 2% de los contribuyentes.

En Comunidades como Cantabria, el PSOE pactó con el PRC de Miguel Revilla y Ciudadanos (Cs) el pasado diciembre una rebaja fiscal que incluye la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones para familiares directos. En Castilla La Mancha, una de las Comunidades de Gobiernan, no han anunciado cambios. Allí, el método de las bonificaciones progresivas es el que emplea. Los herederos de primer grado de consanguineidad pueden acceder a un 100% de deducción si la base liquidable es inferior a los 175.000 euros; a un 95% hasta los 225.000; un 90% hasta los 275.000; un 85% hasta los 300.000; y un 80% para las superiores a esa cifra. Las donaciones 'inter vivos' no se bonifican tanto. Para un importe menor a los 120.000 euros, se atribuye un 95%; un 90% hasta los 240.000; y un 85% si es mayor.

Unidas Podemos: el ISD mantiene el Estado del Bienestar

Desde el partido de Pablo Iglesias aseguran que el impuesto de sucesiones y donaciones (ISD) está siendo objeto de debate, y algunas propuestas —como incrementar sustancialmente el mínimo exento de tributación— suponen su práctica desaparición. En esta formación creen que dichas propuestas se basan fundamentalmente en dos argumentos falsos: que el impuesto es la causa de muchas renuncias a herencias, y que da lugar a una doble tributación, porque se pagan impuestos por unos bienes por los que ya habían tributado los testadores.

Creen igualmente que este impuesto contribuye a sostener el Estado del Bienestar. Igualmente, pretenden favorecer, de forma coordinada con todas las comunidades autónomas, "la derogación de las bonificaciones, que en la práctica han eliminado o reducido sustancialmente para grupos con un alto nivel de renta". También abogan por revisar la cuantía del patrimonio previo de los herederos utilizada para fijar la tarifa del impuesto "con el objetivo de asegurar que las situaciones de pobreza no sean determinantes en las renuncias no deseadas a la herencia".

Vox: supresión total del impuesto

El partido liderado por Santiago Abascal aboga por la supresión consiste por completo el gravamen de las herencias y donaciones entre padres, hijos y descendientes directos. Para el resto de contribuyentes, Vox propone una profunda reforma del impuesto que pasa por la aplicación de un único tipo de gravamen reducido, la revisión de las reglas de valoración, y la eliminación inmediata de los coeficientes multiplicadores en función del patrimonio previo del contribuyente que recibe la donación o la herencia.

Ahora en Portada 

Comentarios