Martes, 25.02.2020 - 07:15 h

Incidentes aislados en Senegal durante jornada electoral en general tranquila

Varios incidentes aislados se registraron hoy en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Senegal, en la que se decide si el actual mandatario, Abdoulaye Wade, seguirá en el poder o si le sucederá el opositor Macky Sall.

Saliou Traoré

Dakar, 25 mar.- Varios incidentes aislados se registraron hoy en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Senegal, en la que se decide si el actual mandatario, Abdoulaye Wade, seguirá en el poder o si le sucederá el opositor Macky Sall.

Las votaciones en esta decisiva jornada electoral transcurrieron en general en un ambiente de tranquilidad, según coincidieron en señalar observadores internacionales.

La mayor parte los colegios electorales abrieron a la hora prevista (08.00 hora local y GMT), en que ya se habían formado largas filas de votantes.

"Espero que, sea cual sea el vencedor, mejore la calidad de vida de los senegaleses y sobre todo que nuestro país prosiga en el camino de la paz, un logro que no debemos perder para nada", aseguró a Efe Alassane Guèye, un fontanero de 50 años, que votó en un colegio electoral de Dakar.

Por su parte, Fatima Gackou, farmacéutica de 27 años que votó en un colegio de la capital, afirmó que llegó a las 05.30 para votar pronto y poder acudir a su puesto de trabajo.

"He votado para alcanzar el cambio que deseamos para nuestro país", comentó a Efe.

Pero la jornada no ha estado del todo exenta de tensiones, como las registradas en un colegio electoral de la localidad de Diouloulou (sur), fronteriza con Gambia, que fue atacado por individuos armados.

Según la emisora local RFM, el colegio electoral, en la provincia secesionista de Casamance, fue atacada por supuestos miembros del Movimiento de las Fuerzas Democráticas de esa región (MFDC), quienes quemaron las urnas y dispersaron a los votantes.

La prensa local informó también sobre enfrentamientos entre seguidores de ambos candidatos en la ciudad de Sedhiou (sur).

Además, la Policía dispersó con gas lacrimógeno a numerosos simpatizantes de Wade, concentrados en el colegio electoral en el que el actual mandatario y candidato a la reelección por el Partido Democrático Senegalés (PDS), se disponía a votar.

Los agentes del orden senegaleses impidieron a los seguidores de Wade, así como a los de la oposición, entrar en el recinto del Liceo Árabe-Francés del capitalino barrio residencial de Point E, adonde Wade llegó para introducir su papeleta en la urna a las 11.30.

Tras votar, Wade hizo un llamamiento a la calma y comentó que, si no ganó en la primera vuelta, celebrada el 26 de febrero, con una mayoría absoluta, fue, en su opinión, por el tenso clima instaurado por la oposición, lo que dejó a muchos de sus votantes a quedarse en casa.

Por su parte, Sall (candidato por la Alianza para la República, APR) votó en un ambiente de calma en Fatick, localidad situada a 140 kilómetros al sur de Dakar.

"Las urnas van a confirmar las expectativas de los senegaleses, que van a elegir al que encarna su esperanza de un futuro mejor. Estamos seguros de nuestra mayoría, pero mejor esperar el escrutinio de los votos", afirmó Sall.

Tanto la misión de observación conjunta de la Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), como la de la Unión Europea (UE), elogiaron el buen desarrollo de las votaciones.

"Estamos permanentemente en el terreno para asegurarnos que todo está yendo bien", dijo, en declaraciones a los periodistas, el jefe de la misión de observadores de la UE, Thijs Berman.

El desempate en las urnas llega después de que, el pasado 26 de febrero, Wade y Sall se convirtieran en los candidatos más votados, con un 34,81 y un 26,58 por ciento de los sufragios, respectivamente.

Wade, de 85 años y en el poder desde el año 2000, aspira a un polémico tercer mandato, considerado ilegal por la oposición y las organizaciones de la sociedad civil que recuerdan que la Constitución del país africano limita la estancia en el poder a dos.

Sin embargo, el Consejo Constitucional senegalés validó la candidatura de Wade, pese a una campaña de protestas de la oposición que causó al menos ocho muertos y un número indeterminado de heridos en enfrentamientos entre manifestantes y Fuerzas de Seguridad.

Más de 5.000 observadores de misiones nacionales y internacionales, entre ellas la Unión Africana y la Unión Europea, se encargan de supervisar las votaciones con equipos desplegados por todo el país.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING