Miércoles, 17.10.2018 - 10:13 h
Durante el juicio en Granada

Juana Rivas: "No entregué a mis hijos porque estaba escapando del maltrato"

Ha afirmado que siempre siguió lo que le decían sus asesores y le explicaron que no tenía que entregar a los niños mientras hubiera recurso.

Juana Rivas, en el momento de la declaración.
Juana Rivas, en el momento de la declaración. / EFE

Juana Rivas ha declarado ante el Juzgado de lo Penal l de Granada que se fue en mayo de 2016 con sus dos hijos de la isla de Carloforte (Italia) y no volvió porque "no quería vivir más bajo las torturas" de su expareja y que, ya en España, no le entregó a los niños pese a conocer las resoluciones judiciales que le obligaban a ello, porque estaban "escapando del maltrato" y quería proteger su "integridad física y psicológica".

"Cómo los iba a entregar", ha llegado a decir a preguntas del fiscal, reconociendo que sabía que le estaban requiriendo a sus hijos pero creía "imposible" que finalmente fuera obligada a entregarlos para que regresaran a Italia, donde están escolarizados y residían hasta que ella decidió marcharse porque era "insoportable" continuar allí. 

Rivas ha relatado que llegó "aterrada" de Italia y, a preguntas de su letrado, ha descrito una situación en la que "siempre fue actuando dentro de lo que le iban diciendo" sus distintos asesores y abogados, que si bien le advirtieron de que "podría tener represalias y dificultades" no le hablaron de que podía enfrentarse a "años de cárcel y retirada de la patria potestad", ha dicho.

Ha afirmado que le explicaron que no tenía que entregar a los niños mientras hubiera recursos y que luego, cuando se acudió al Tribunal Constitucional, le plantearon que no era "producente" hacerlo hasta que existiera una resolución, de modo que fue cuando le transmitieron que no había "más armas legales" cuando, tras permanecer un mes en paradero desconocido con ellos, decidió entregarlos. Así lo ha expuesto en el transcurso del juicio, en el que se enfrenta a una petición fiscal de cinco años de cárcel por presunta sustracción de menores, y donde el juez ya ha advertido de que ésta "no es una causa de malos tratos".

La madre de Maracena (Granada), que se ha declarado inocente al inicio de la vista, ha hecho uso del derecho a la última palabra para trasladar lo "injusto" que a su juicio es esta situación: "He vivido violencia de género, sólo quería proteger a mis hijos y le ruego que me los devuelva", ha pedido al juez. En posteriores declaraciones a los medios, ha confiado en una sentencia absolutoria.

Su exmarido, Francesco Arcuri, niega los malos tratos

El padre de los menores y expareja de Juana Rivas, Francesco Arcuri, ejerce la acusación particular en esta causa y ha declarado por videoconferencia desde Italia, negando los malos tratos de los que le acusa ella y poniendo de manifiesto que no existe en Italia ni en España ningún procedimiento abierto contra él en este sentido. Ha garantizado que, pese a que fue condenado en 2009 por lesiones en el ámbito familiar, en una sentencia que se dictó por conformidad de las partes, "no la había pegado" y que posteriormente ambos retomaron la convivencia y vivieron como "una pareja normal". Después nació su segundo hijo y en 2013 se inscribieron como familia en Italia.

Ha relatado que cuando Juana Rivas salió del país con los niños en mayo de 2016 le dijo que se iba de vacaciones a España con su familia y que estaría de vuelta a finales de junio, aunque lo fue dilatando hasta que el 2 de agosto le confirmó por teléfono que no iba a volver. En un principio mantuvo comunicación con los niños, pero progresivamente fue disminuyendo hasta que "no se le permitió", llegando un momento en que no supo nada de sus hijos, lo que le llevó a pedir la aplicación del Convenio de La Haya, según ha declarado Arcuri, que tiene concedida provisionalmente la custodia de los niños de Italia, donde conviven con él en la actualidad.

En el juicio también han declarado como testigos los diferentes agentes de la Guardia Civil que han intervenido en distintos puntos del procedimiento y la experta que elaboró la pericial psicológica a petición del Juzgado de Granada que ordenó luego que los menores fueran devueltos a Italia con el padre. Esta profesional se ha ratificado en su informe respecto a que la restitución "al contexto paterno no suponía un riesgo" físico ni psicológico para los niños, incidiendo en que el mayor, que fue al que evaluó, tenía una "vinculación positiva" con el progenitor.

La Fiscalía, que ha sumado en sus conclusiones finales un delito de desobediencia judicial, ha pedido una sentencia condenatoria por entender que ha quedado probada la comisión de los delitos de los que se acusa a Juana Rivas, que trasladó a los menores de su lugar de residencia "sin consentimiento del progenitor" e incumplió las resoluciones que le obligaron luego a entregarlos al padre. El abogado de Arcuri, Enrique Zambrano, se ha sumado a la tesis de la Fiscalía y ha afeado a Rivas que enmarque todo lo sucedido en una "injusticia" porque no se dice lo que "ella quiere". "¿Todos se han equivocado?, ¿ha existido una conspiración internacional contra ella?. No. Ha tomado las decisiones equivocadas", ha expuesto.

Por su parte, el abogado de Juana Rivas, José Estanislao López, ha opinado que la modificación que ha hecho la Fiscalía sumando el delito de desobediencia de orden judicial es "extemporánea" y que "no cabe duda" de que Rivas sufrió violencia de género. Ha advertido de que la sustracción de menores requiere una "intencionalidad y dolo específico" que no ha existido en este caso y que ella ha actuado guiada por sus asesores. Junto a ello ha expuesto que ha existido un delito de sustracción de menores y no dos, como expone la Fiscalía, en tanto que es una "unidad de acto" y ha pedido la absolución para su cliente en la última parte del juicio, que ha quedado visto para sentencia y en el que el juez ha advertido en alguna ocasión que ésta "no es una causa de malos tratos".

Ahora en Portada 

Comentarios