Sábado, 23.02.2019 - 00:40 h
Lectura de sus obras en el Panteón de Sevillanos Ilustres

Los amantes de Bécquer se reúnen ante su tumba en el aniversario de su muerte

Gustavo Adolfo Bécquer falleció el 22 de diciembre de 1870, y aunque sus restos están enterrados en Sevilla, no se consiguió trasladarlos hasta 1913.

La tumba de Bécquer, ‘sepultada’ en poemas y notas (EFE)
La tumba de Bécquer, ‘sepultada’ en poemas y notas (EFE)

La tumba de Gustavo Adolfo Bécquer, situada en los sótanos de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, acogió de noche un acto de conmemoración del 147 aniversario de su muerte.

Cada 22 de diciembre un grupo de personas se reúnan en torno a su lápida para leer parte de su obra, en una iniciativa que cada año saca adelante la asociación Con Los Bécquer en Sevilla, con la premisa de que la tumba, situada en el Panteón de Sevillanos Ilustres, sólo puede ser visitada por grupos reducidos, como el resto del panteón, con lo que el acto no puede ser multitudinario, sino un homenaje sencillo.

Bajo esta condición, los amantes de la obra del poeta sevillano se reunieron para leer la III de las 'Cartas desde mi celda', escrita en el Monasterio de Veruela, y considerado uno de los mejores textos del romanticismo europeo.

La asociación, que trabaja para que el legado del artista permanezca vivo, también recuerda a Valeriano Bécquer, el hermano del poeta, junto a la tumba en la que también está enterrado.

Gustavo Adolfo Bécquer falleció el 22 de diciembre de 1870, y aunque sus restos están enterrados hoy en Sevilla, no se consiguió trasladarlos desde Madrid hasta 1913.

Su tumba se puede visitar siempre que esté abierto el panteón, y en ella se acumulan cartas, textos, poesías o libros que día a día le siguen dejando sus admiradores, además de que en días como el de hoy siempre se dejan rosas para conmemorar esta fecha en concreto.

Ahora en Portada 

Comentarios