Sábado, 16.12.2017 - 23:30 h

Medio Ambiente somete a exposición pública durante un mes las normas de protección de cuatro Áreas Naturales Singulares

El Boletín Oficial de La Rioja publica hoy la Resolución 484/2016 de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente por la que se dispone la publicación del trámite de información pública referente a los proyectos de normas de protección de las cuatro Áreas Singulares Naturales, figura de protección contemplada en la Ley de Conservación de Espacios Naturales de La Rioja.

En concreto, se someterá a exposición pública durante un mes la documentación necesaria para justificar su declaración como Área Natural Singular de: las 'Zonas húmedas y yasas de La Degollada y El Recuenco' en Calahorra, la 'Zona húmeda del Carrizal de Cofín' en Alfaro, el 'Carrascal de Villarroya' en esta localidad, y las 'Dolinas de Cenzano' en Lagunilla del Jubera.

Cada proyecto establece el estado de conservación actual de cada una de las áreas, identifica y pone en valor aquellos elementos naturales característicos, formula directrices de gestión y ordenación de actividades (sociales y económicas, públicas y privadas) y propone el desarrollo de medidas para su restauración y protección.

El entorno de las balsas de la Degollada está situado en las estribaciones del monte de Los Agudos, en un valle interior denominado El Plano. Esta zona húmeda consiste en un sistema de cinco lagunas en serie que se construyeron como compensación por el impacto de las obras de recrecimiento del embalse de El Perdiguero.

Su singularidad radica en que se trata de una planicie esteparia surcada por barrancos y cárcavas donde se ha formado un variado ecosistema acuático. Los pinares de pino carrasco ocupan la totalidad de la planicie en las laderas circundantes y la flora de acompañamiento da cobijo a gran variedad de reptiles, anfibios, aves y mamíferos.

Por otro lado, la zona de pinar de La Degollada, es hoy en día la mayor mancha forestal del Valle del Ebro en La Rioja, lo que permite la presencia de fauna poco frecuente en esta desarbolada comarca.

El Carrizal de Cofín, que ocupa unas 142 hectáreas y está enclavado en una zona deprimida dentro del cauce de la Yasa de Cofín, constituye una excelente representación a nivel regional de los ecosistemas mediterráneos propios de los barrancos y zonas húmedas estacionales caracterizados por la presencia significativa de hábitats halófilos (salinos) y acuáticos. A su vez, alberga importantes poblaciones de aves acuáticas (aguilucho lagunero, escribano palustre, bigotudo, aves limícolas) tanto nidificantes como estacionales.

Por otro lado, el Carrascal de Villarroya tiene una superficie de 264,4 hectáreas. Con una estructura característica de un 'rodal viejo cultural', es singular por la abundancia de ejemplares trasmochos y centenarios consecuencia de su uso como dehesa durante años.

El área de las Dolinas de Zenzano cuenta con una superficie de 22,7 hectáreas que comprende un conjunto de 3 dolinas ubicadas en una ladera caliza con pastos y bosques de quejigo y encina: La Covaza, La Cueva y La Redondilla. Su importancia radica en la singularidad geomorfológica por sus grandes dimensiones y buen estado de conservación.

Ahora en portada

Comentarios