Viernes, 20.09.2019 - 06:12 h

Piden 12 años de cárcel para un anciano por agresión sexual a una niña de 11

Fiscalía y acusación particular han mantenido hoy sus solicitudes de pena de 10 y 12 años de prisión respectivamente para un anciano de 86 años que supuestamente abusó de una niña de 11 en Monesterio (Badajoz), al entender que las pruebas así lo atestiguan.

Badajoz, 3 dic.- Fiscalía y acusación particular han mantenido hoy sus solicitudes de pena de 10 y 12 años de prisión respectivamente para un anciano de 86 años que supuestamente abusó de una niña de 11 en Monesterio (Badajoz), al entender que las pruebas así lo atestiguan.

Un informe psicológico presentado durante el juicio, celebrado hoy en la Audiencia de Badajoz y visto ya para sentencia, considera "muy probable, creíble" el testimonio de la niña de 11 años.

El abogado de la familia de la niña, Fernando Fontán, considera que tanto este informe como el resto de las pruebas son "creíbles", por lo que mantiene su petición de 12 años de prisión y de una indemnización de 16.000 euros, mientras que el abogado defensor ha mantenido su petición de absolución.

La menor ha manifestado hoy durante el juicio que el anciano le hizo tocamientos en sus partes íntimas durante varias ocasiones en la tienda regentada por su familia y que le tapaba la boca con la otra mano.

Estos hechos habrían sucedido a última hora de la mañana, en un momento en el que el hermano de la víctima, que atendía la tienda, no podía ver lo que acontecía, pues el anciano pedía a la niña que le cogiera artículos de una zona que no era visible desde el mostrador.

La niña no avisó a sus familiares "por miedo", pero los hechos se precipitaron cuando un día regresó llorando a su casa tras ver al presunto agresor en una farmacia donde pretendía comprar unos medicamentos.

La madre, asustada, pudo al fin conocer los hechos, por lo que la menor fue trasladada a Urgencias el día 28 de marzo de 2013 y la familia denunció el hecho ante la Guardia Civil.

La niña ha quedado marcada por estas situaciones y ahora llora o se siente incómoda cuando ve a un anciano.

La familia, de origen magrebí, ha manifestado que el hermano de la víctima era amigo del presunto agresor, aunque ha negado que le hubieran pedido dinero alguna vez al anciano antes de producirse estos hechos o pretendieran venderle una casa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios