Miércoles, 21.11.2018 - 03:45 h
Hubo que hacer un receso para calmar los ánimos

Susana Díaz se enfrenta en el Senado al portavoz del PP por el caso de los ERE

La presidenta señala que su presencia en la comisión de investigación por la trama de los cursos de formación responde a un acto preelectoral.

Díaz afirma que su partido no está acusado de nada.
Díaz afirma que su partido no está acusado de nada. / EFE

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha mantenido un duro enfrentamiento con el portavoz del PP en la comisión del Senado que investiga la financiación de los partidos, Luis Aznar, a cuenta de las preguntas sobre financiación del PSOE en Andalucía.

Díaz ha señalado durante su comparecencia en la Comisión que "no hay causa abierta sobre financiación ilegal" del PSOE de Andalucía, por lo que el hecho de que le hayan llamado a comparecer en el Senado responde a un "acto preelectoral" de cara a las elecciones andaluzas que se celebrarán el 2 de diciembre. La presidenta de la Junta de Andalucía ha confesado su "sensación" de que ve "muy desesperado" al PP por llamarla a comparecer una semana antes de la campaña andaluza.

"Tengo la sensación de que vengo al primer acto de campaña del PP", ha dicho la presidenta andaluza en declaraciones a los periodistas minutos antes de que comenzara su comparecencia ante la comisión. "Me llama la atención que el PP lo utilice como un teatro para mandar el apoyo al PP en Andalucía, debe de andar muy desesperado para traerme aquí una semana antes de que se inicie la campaña electoral andaluza", ha subrayado la presidenta de la Junta andaluza.

El portavoz del PP en al comisión, Luis Aznar, ha comenzado preguntándole por su etapa en la que fue concejal del ayuntamiento de Sevilla para luego preguntarle por las sedes que comparte el PSOE con UGT en la comunidad andaluza y donde se realizaron, según ha señalado, cursos de formación. Así, ha recalcado que según la UCO, se dio un "triángulo defraudatorio" para desviar el dinero destinado desde la junta para cursos de formación y ha tildado el hecho de "negociete".

Díaz, que ha tildado la comparecencia de "extravagante" y que, según ha reiterado numerosas veces, Aznar lanza "insidias" e "infamias" en sus preguntas fruto de "la desesperación" del PP, ha puntualizado cada una de las intervenciones del portavoz del PP y además le ha afeado que hable de "tinglados, tramas de alquileres o negocietes". Si ve delito, le ha pedido que acuda a los tribunales, y si no, que evite esos comentarios, ha agregado.

La presidenta andaluza se ha mostrado muy ofendida cuando Aznar ha aludido a su "gracejo" al hablar y a su afición al "martirologio" permanente cuando "alguien habla mal de ella, cuando ella no es Andalucía". Díaz le ha replicado no había sido citada para que se la llame "mártir" ni para sufrir descalificaciones.

Los encontronazos entre ambos, que han ralentizado y dificultado el interrogatorio, han provocado que al cabo de dos horas Susana Díaz decidiera no responder una a una a las preguntas del portavoz del PP, como siempre se ha hecho en la comisión, al preferir una respuesta conjunta a sus cuestiones tras tomar nota de ellas. "Esta es la Cámara Alta", le ha espetado entonces Luis Aznar, a lo que ella ha replicado: "La han bajado demasiado para convertirla en un teatro", momento en el que la presidenta de la comisión, Rosa Vindel, ha defendido el trabajo de todos los senadores y ha ordenado un receso para tratar de calmar los ánimos.

Entre alusiones al propósito electoralista que según ella tiene su comparecencia forzada por el PP, partido al que ha acusado de "querer contaminar el debate político electoral" 24 días antes de las elecciones andaluzas, no ha ofrecido datos concretos a algunas preguntas, como las referidas a los alquileres de sedes del PSOE-A.

Sin embargo, el senador ha tratado de relacionar a la presidenta con las "tramas" investigadas por los juzgados y la Policía en Andalucía, como la de las sedes compartidas entre el PSOE y la UGT, o la de los ERE, cuyo juicio ya está en la recta final con 22 excargos de la Junta sentados en el banquillo. "Los Gobiernos del PSOE a los que ha pertenecido no están desvinculados de estos casos de corrupción y corrupción"; "Hay un hilo conductor que nos conduce al PSOE"; "Las sedes del PSOE han sido el gran agujero negro en las cuentas de su partido", han sido algunas de las aseveraciones de Luis Aznar.

Todas han tenido su respuesta por parte de la presidenta, que no ha dudado en quejarse por las "insidias" a su persona y que ha recordado que la ley le obliga a no mentir y decir la verdad. Así, ha explicado que nunca dio subvenciones "sujetas a ninguna investigación policial", ha apuntado que no recordaba cuántas sedes tiene el PSOE en Andalucía y se ha remitido a las respuestas y conclusiones de la Comisión que en el Parlamento Andaluz investigó el caso de los cursos de formación. Ha negado también que tuviera responsabilidad alguna en la elección de las sedes donde se impartían los cursos de formación de esa supuesta trama fraudulenta y ha confiado en que los funcionarios de la Junta actuarían siempre conforme a la ley.

Uno de los momentos más tensos se ha vivido cuando Aznar le ha dicho que el sumario de los ERE apunta que al destaparse este escándalo ella hizo una llamada y en la Consejería de Empleo o comenzaron a "romper papeles". La presidenta andaluza ha negado haber hecho esa llamada y ha polemizado con el senador porque con esa afirmación "muy grave", ha reiterado, le estaba acusando de "destruir pruebas" precisamente cuando la vista del juicio de los ERE aún no ha terminado.

Ahora en Portada 

Comentarios