Lunes, 11.12.2017 - 14:23 h

Comimos con los agraciados del Gordo: "¡Un menú de 3 millones de euros!"

Los empleados y trabajadores sociales de la residencia de ancianos Peñuelas, premiados con el Gordo de la Loteria, celebran el premio y brindan con www.lainformacion.com: Que "¡el año que viene os toque a vosotros!".

El barrio de Arganzuela, habitado en su mayoría por gente humilde y trabajadora, se ve inundado por una lluvia de millones. 

ASÍ TE CONTAMOS EN DIRECTO EL SORTEO.

TODO SOBRE LA LOTERÍA DE NAVIDAD. 

"¡Va por vosotros!"

José, Luís, Antonio, Sara... Son nombres ficticios, "mejor no dar los nuestros". No por nada, pero la gente sencilla no quiere aparentar. "Mañana volveremos a trabajar, con nuestros ancianos...", dicen. A las nueves personas que se sientan a la mesa de un bar del madrileño barrio de Arganzuela les acaba de llover una auténtica cascada de millones. La administración de lotería número 32, apenas a 50 metros del local, ha llenado el barrio de dinero. Sobe todo la residencia de ancianos donde todos ellos trabajan.

No son nuevos ricos, beben la cerveza de todos los días y el menú del día. "El Gordo es para tapar agujeros, pero seguimos siendo los mismos". "¡¡¡Feliz Navidad!!!" y que "¡¡el año que viene os toque a todos vosotros!!", brindan.El concesionario japonés

En una mesa del mismo local comen los responsables del concesionario de coches japoneses que se encuentran enfrente de la administración que ha repartido los millones. "A nosotros no nos ha tocado", pero "esperemos vender algún coche más", dicen entre carcajadas. ""No tenemos catarro", aseguran... Claro, es el día de la salud... para quien no ha sido agraciado.

Un camarero sirve la comida a los agraciados. "¡A mí también me ha tocado el Gordo!", dice. Y efectivamente, lleva un décimo premiado. Pero ahí sigue, al pie del cañón. "El premio es para tapar agujeros, pero hay que seguir trabajando".

Puerta con puerta con la administración que ha repartido los millones, Paseo de la Esperanza, 4, está el bar 'Barrio'. la puerta está entreabierta, la persiana a medio cerrar, pero no niegan un vino, una copa de cava o una cerveza a quien se acerca. "Sólo le ha tocado al jefe", dice un camarero, "nosotros no llevábamos nada"... Y el jefe se ha marchado a celebrarlo. 

En la calle hay tumulto, risas, llantos, brindis, abrazos, besos... las escenas que "otros años vemos por la tele hoy las vivimos aquí". "¡Qué alegría poder vivir esto!", dice Ester, una vecina. ¿Te ha tocado a tí?, le preguntamos, "no, pero me da igual, ¡qué alegría! "¡Ha caído en el barrio, a mis vecinos!", dice con una copa en la mano. La Lotería de Navidad, 22 de diciembre, el Gordo, ilusión, alegría, ¡Navidad!.

Ahora en portada

Comentarios