Toma nota

Patinetes eléctricos urbanos para ahorrar tiempo... hasta en la oficina: desde 379€

Son una solución económica, limpia y sencilla para los desplazamientos diarios. Con ciertos inconvenientes que es fácil compensar.

Patinetes eléctricos
Patinetes eléctricos / ©Joyor

Se cuentan por miles en algunas ciudades y empiezan a ser una plaga. Pero los patinetes eléctricos, con una regulación adecuada, pueden ser una solución para muchos problemas. Desde la congestión de tráfico de las urbes hasta el exceso de contaminación que se vive en ellas. Esto, sin olvidar que en algunos entornos pueden ahorrar tiempo, hasta dentro de la oficina.

Hace poco se han vuelto a popularizar imágenes con más de un siglo, en las que aparecen patinetes a motor. Una forma de desplazarse que se adelantó a su tiempo, por no disponer de autonomía suficiente o superficies adecuadas en los entornos donde se usaban. Ahora, en pleno siglo XXI, no hay tantas barreras que impidan la utilización de patinetes eléctricos, más allá de las que ofrecen otras personas.

Al circular por las calles de Madrid, Barcelona y otras ciudades ya se ven patinetes eléctricos casi por accidente. Los hay de alquiler, con una regulación local que empieza a ser restrictiva. Esta afecta a las empresas de alquiler que ofrecen sus servicios. Pero se trata de modelos pesados, con tecnología de localización, seguridad y autonomía que no son necesarios para un uso más personal. De ahí que fabricantes como Xiaomi se hayan lanzado a esta aventura, a la vez que aprovechan el tirón de la marca para llegar a un público variado.

Normativa con los patinetes eléctricos

Las reglas a la hora de usar un patinete eléctrico vienen dadas por la población en que se circula. No se trata de motos o ciclomotores, tampoco de bicicletas. Con lo que pueden estar bajo una normativa concreta de la zona y muy distinta a la de otras zonas urbanas. Por tanto, no es posible manejarlos por la carretera y hay que respetar la velocidad, así como la preferencia del peatón sobre cualquier vehículo.

Restricciones como las que aplican muchas ciudades europeas a los vehículos a motor no se dan con los patinetes eléctricos. De ahí que sean una buena forma de ver lugares nuevos de forma cómoda y poco nociva para el medio ambiente. Los hay que caben en el maletero del coche, con lo que sirven para desplazamientos hasta el punto de destino. Con un ahorro en aparcamiento y combustible, si se utilizan para esto. Los 20 a 30 kilómetros por hora a los que pueden circular, legalmente, son suficientes para ahorrar tiempo frente a una caminata. El uso de casco tampoco es obligatorio en todas partes, pero sí muy recomendable.

En cuanto al mantenimiento, las tiendas especializadas ofrecen servicio técnico y garantía. Además de revisiones que conviene hacer, como en cualquier vehículo. Aparte de esto, la limpieza debe ser con productos poco abrasivos y sin mojar las zonas susceptibles de cortocircuitos. Se trata de dispositivos con baterías, piezas móviles engrasadas y componentes eléctricos, con lo que un paño húmedo puede ser suficiente para una limpieza habitual. Un conector USB suele utilizarse para cargarlos, si no hay prisa, y lo más habitual es que puedan plegarse. Aunque algunos modelos carecen de esta característica tan útil.

REVOLT R

Precio: 549,99 euros

Con doble suspensión y freno de disco, este modelo es uno de los distribuidos en España por la multinacional Decathlon. Tiene una autonomía de 20 kilómetros, según el fabricante, con modos ECO a 6 Km/h, MID a 15 Km/h y HIGH a 25 Km/h. Dispone de una consola LCD con indicación de carga, así como LED blanco delante y rojo atrás para mejorar la visibilidad. Este se enciende con el frenado, cuya acción se maneja desde el manillar y al pisar la rueda trasera. Se pliega y pesa unos 11 Kilogramos, mientras que puede con 100 Kg de carga, como máximo.

RAZOR E PRIME

Precio: 379,99 euros

Al igual que el resto de patines eléctricos en esta relación, este de Razor está indicado para mayores de 14 años. Con una velocidad máxima que supera los 25 Km/h y hasta 80 Kg soportados. La batería puede llegar a 40 minutos con una conducción muy conservadora. El diseño busca la durabilidad, con un funcionamiento silencioso y opción de plegado rápido.

JOYOR F5

Precio: 699 euros

La gama de este fabricante es amplia y en este caso destaca el Joyor F5. No es el más alto de su gama, pero ofrece doble suspensión y autonomía de hasta 60 kilómetros. Esto, con un peso de 15 Kilogramos y una carga máxima de 120 Kg. La velocidad máxima está fijada en 35 Km/h, con un ángulo del manillar que lo hace bastante deportivo.

CITYBUG ES317B

Precio: 899 euros

Con solo 18 kilómetros de rango y 22 Km/h de velocidad, este modelo de Citybut puede parecer algo escaso. Sus dos horas de carga completa sí ayudan a disponer de él en un tiempo razonable frente a otras ofertas. Mientras que la opción de plegado es muy útil.

XIAOMI M365 PRO

Precio: 354,90 euros

Este fabricante, conocido por sus teléfonos móviles, se atreve con muchos otros productos. De los que llegan a España cabe destacar su último modelo de patinete eléctrico. Uno que añade información en el manillar, frente a los anteriores. Además de un diseño con los componentes más solicitados de serie. Como timbre, luces o freno de disco trasero, junto a un peso que supera los 14Kg. La batería, con 18.650 mAh permite llegar a 45 kilómetros de distancia. Con una velocidad que alcanza los 25 Km/h y modo ECO para cumplir con la normativa de algunas ciudades. Detalles particulares, como las ruedas inflables, se unen a un peso máximo de 100 Kg para el conductor.

Ahora en Portada 

Comentarios