Toma nota

Bodega 1900, la taberna de Albert Adriá, nuevo premio Nacional de Gastronomía

Las salazones, los confitados, los escabeches y las conservas, los recursos típicos de un bar de toda la vida, aquí se subliman.

Bodega
 

Albert Adriá es uno de los mejores cocineros españoles como por fin acaban de reconocerle con el premio Nacional de Gastronomía. Como dice el aforismo “más vale tarde que nunca”. Aunque a Albert no le hacía falta ningún reconocimiento adicional, es de justicia que un cocinero que ha sido parte sustancial de El Bulli, el restaurante que revolucionó la gastronomía mundial y creador después de tantos conceptos culinarios tan diferentes y de tanto nivel, haya recibido un reconocimiento así. La inclusión de Tickets en el puesto 25 de la lista 50 Best y de Enigma en el 95, por delante de Diverxo; hablan por sí solos.

Pero si todos los restaurantes del grupo ElBarri han recibido también, aunque cicatero el reconocimiento Michelin, hay un establecimiento que, por formato, propuesta y estilo; a pesar de su evidente calidad; no recibirá más elogios que los del público. Bodega 1900, una taberna o una vermutería que mantiene la esencia de los bares del eixample barcelonés. De hecho, cuando se hicieron con el local, Albert manifestó expresamente su deseo de que el establecimiento mantuviera los signos distintivos de un bar cualquiera. Azulejos en la pared, cajas de cerveza apiladas en un rincón, suelo hidráulico y las barras a la entrada del bar.

La cocina de Bodega1900 que recibe el nombre por ser este el año de construcción del edificio en el que se aloja, se podría calificar como alta cocina de bar, aunque realmente no tenga barra, que es un elemento definitorio y principal de un bar. El hecho de mantenerla en la decoración pero no su uso, obligando a consumir sentado, no le quita un ápice del carácter de bar. De hecho, algunos de sus platos son los auténticos y tradicionales de cualquier establecimiento que se llame bar. Los boquerones en vinagre con aceitunas, o las gildas tan típicos de cualquier taberna constituyen parte de la oferta con que se recibe al comensal.

Las salazones, los confitados, los escabeches y las conservas, los recursos típicos de un bar de toda la vida, aquí se subliman elevando la categoría de cada plato casi al nivel de un restaurante gastronómico que se complementa con una propuesta de cocina al carbón notable. Las aceitunas que no pueden faltar en una taberna, aquí se presentan con el sello Adriá, en esferificaciones. Las patatas fritas de cualquier cervecería aquí se tunean con vermú y pimentón. Una nota alta para las ensaladillas rusa y ventresca y la de buey de mar. Formidables las navajas en escabeche blanco y las anchoas en salazón de San Filipo.

Los embutidos y los quesos de marca, provienen de algunos de los mejores productores de nuestro país. El lomo de Joselito; los quesos de La Balda, de Puig Pedros y de Payoyo. Una deliciosa lengua de vaca curada y un lomo de Rubia Gallega al mismo nivel. Los puerros asados al Josper con un tono ahumado, muy ricos como el papillote de guisantes del Maresme con butifarra y un toque fresco de menta. Los molletes (¡Por fin alguien que no utiliza baos!) como plato principal, uno de papada, sustancioso y otro de calamares con un punto de picante son dos bocados auténticos que podemos encontrar en cualquier bar, pero que aquí se elevan por encima del resto.

Bodega 1900

Calle Tamarit
Barcelona

https://www.bodega1900.com/es

Ahora en Portada 

Comentarios