Toma nota

Iván Domínguez, un chef y una cocina con vocación atlántica... en Madrid

Alborada es uno de los puntos más señalado de A Coruña. Un restaurante con estrella Michelin que ha llegado a la capital como Alabaster.

Alabaster
 

La Coruña es una de las ciudades con más encanto del norte peninsular. Sus fachadas características de miradores hechos de grandes cuarterones de madera y cristal desde los cuales y desde siempre sus vecinos se asoman para disfrutar de los escasos rayos de sol en invierno y de una temperatura más templada cuando avanza el año. Tras la histórica Torre de Hércules que es el faro más antiguo del mundo en funcionamiento, y la playa de Riazor, tal vez el punto más señalado de la ciudad sea Alborada, el restaurante con estrella Michelin que dirige con evidente acierto el chef Iván Domínguez.

Alborada es un restaurante con una declaración de intenciones más rotunda del panorama gastronómico nacional. Su vocación culinaria va más allá de una cocina que se circunscriba al recetario y producto local, se autodefine como cocina atlántica, una gastronomía que de algún modo amplia las fronteras y límites geográficos territoriales para con una vocación más marinera y mirando al Atlántico se estructura como una cocina con hondas señas de identidad. Iván atiende con un menú cerrado pero flexible que inteligentemente adapta a los gustos de cada comensal. Tras su éxito inicial el grupo extendió sus redes dando el salto a Madrid.

Alabaster es uno de los mejores restaurantes madrileños desde el mismo momento de su desembarco junto al Parque del Retiro en 2014. Desde entonces Iván y su equipo han desplegado una de las propuestas más interesantes de Madrid que desdoblaron en sala y barra; logrando una de las cocinas más interesantes y mejor ejecutadas y una de las barras más atractivas de la ciudad. Oscar Marcos y Francisco Ramírez, dos grandes profesionales mantienen uno de los mejores y más efectivos servicios de sala en la capital. Mientras, Iván Domínguez ha diseñado una carta dividida en cuatro apartados de evidente vocación marinera.

Los primeros marineros son una muestra reducida del trato exquisito que se da al mejor producto y recetario gallego como, las croquetas de tigre, todo un clásico de enorme sabor; las sardinas ahumadas con queso de Arzúa a unas almejas guisadas en salsa verde elaborada con algas, que es impecable. Las vieiras curadas en agua Mareira con papada de cerdo y salsa de pimientos rojos. Del capítulo de ‘platos campesinos’ los más destacados a nuestro juicio son las fabes de Lourenzá con almejas y los huevos frescos con carabineros y patatas panadera. Exquisitos en su sencillez por la potencia del producto que no necesita adornos.

En el capítulo en el que Iván se ve más resuelto es en el de los pescados y en el que Iván, al igual de Ángel León de Aponiente; se han posicionado en la defensa del valor gastronómico de algunos pescados de lonja que por su menor valor económico estaban relegados frente a los más caros. El Jurel asado es un bocado lleno de sabor. El sargo al vapor, delicioso y la merluza, este sí, un pescado más noble, se sirve en una pieza de calidad sobresaliente y que elaborado al pil pil de lima limón para hacerla más fresca aún. Aunque las carnes son excelentes, este es un restaurante de cocina atlántica al que se viene a comer pescado.

alabaster

C/ Montalbán 9
Madrid
Teléfono: 915 121 131

http://www.restaurantealabaster.com/

Iván Domínguez, un chef y una cocina con vocación atlántica... en Madrid

Ahora en portada

Comentarios