En la provincia de Cádiz

La Azotea de María, el sabor del Estrecho en la encantadora villa marinera de Conil

Conil muestra su belleza paseando entre sus callejuelas, descubriendo pequeños rincones blanqueados por la cal que resaltan el duende gaditano.

Imagen del restaurante la Azotea de María.
Imagen del restaurante la Azotea de María.

Conil es un caserío blanco, una villa marinera que esconde sus encantos de la brisa salina marina, entre callejones y recovecos. Una tierra amable de playas doradas, pinares y acantilados; en las que aún se mantienen las torres defensivas que, como testigos mudos de un pasado defensivo hablan de luchas contra piratas ingleses y berberiscos. Pasear por sus calles estrechas, entre geranios, buganvillas y claveles que adornan las fachadas típicamente blancas y enrejadas. Tierra de pescaíto y cucuruchos, de manzanillas y almadraba. Tierra de alegría, duende y atardeceres impactantes junto al mar. La tierra de La Azotea de María.

Conil muestra su belleza paseando entre sus callejuelas, descubriendo pequeños rincones blanqueados por la cal y tocados por pinceladas de color que resaltan el duende gaditano. Caminando desde la playa de los Bateles por el casco antiguo encontramos ¡cómo no! una fachada blanca enlucida de plantas y un par de mesitas en el exterior, anuncian La Azotea de María, un lugar con mucho encanto. Una cocina semi vista en la que sólo se trabajan productos de la tierra, de cercanía. Las verduras y tomates de la huerta de Conil, los pescados de la lonja de su puerto y los quesos y las carnes de la sierra completan una despensa de escándalo.

Tres plantas decoradas de colores vivos y alegres avisan de que aquí se practica una cocina que encaja perfectamente con el espíritu y el ambiente que transmite tanto el local como su personal, amable y con chispa. La cocina de María Cruz González Triana y la ayuda de su hija María, en sala, constituyen una opción recomendable en el casco histórico de Conil. Alcauciles, guisantes, habichuelas, el gran tomate rosa, los espárragos blancos, calabacines y berenjena listada; dan lugar a platos tan característicos como los alcauciles con tomates secos y bellota o el revuelto de gambones y camarones con espárragos y puerros.

Conil es un puerto pesquero natural que incluye su almadraba entre las tres que aún hoy faenan en el Estrecho. Si tuviéramos que destacar un plato de La Azotea de María hablaríamos de la excelencia alcanzada en platos en los que el atún rojo se muestra en todo su esplendor. Recetas notables como la parpatana al oloroso con su torrija borracha; o el atún marinado en salsa de ostras y arroz salteado con setas y verduras. Los mejores cortes de carne de raza retinto criadas en libertad en la zona de La Janda, sirven para elaborar platos como la carrillada de ternera en ragú y las albondigas en caldito de azafrán y almendras.

La bodega, como no podía ser de otra forma da preeminencia a los vinos de la Tierra de Cádiz en la que los vinos generosos son los auténticos protagonistas. Jerezes y manzanillas de matices salinos son el maridaje perfecto para acompañar los platos de piezas de atún por su capacidad casi mágica de restringir las grasas de un sorbo. En temporada las recetas de atún cobran protagonismo con el lingote de atún con encaje latino, la ventresca aliñada on cherrys dulces y el atún a la mantequilla de anchoas y verduras salteadas.

La AZOTEA DE MARÍA

C/ Cádiz 9, Conil de la Frontera, Cádiz

https://www.facebook.com/LaAzoteadeMaria/?ref=bookmarks

Ahora en Portada 

Comentarios