Domingo, 17.12.2017 - 18:39 h
Los sindicatos denuncian nepotismo y represalias en la institución

La elección de 45 nuevos inspectores por "méritos" enciende el Banco de España

Los encargados de vigilar la salud de la banca han denunciado en el Congreso la incapacidad del supervisor para gestionar la crisis financiera

El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El Gobernador del Banco de España, Luis María Linde.

La convocatoria para ampliar la plantilla del Banco de España en 45 inspectores y 21 especialistas en supervisión bancaria ha encendido la mecha del enfrentamiento en la institución. Fuentes de la Asociación  de Inspectores del Banco de España (AIBE) sostienen que la dirección de la entidad, por vez primera sin consultar previamente, ha modificado las condiciones de la oposición a inspectores para introducir criterios de valoración subjetiva- méritos- que relajan los requisitos de acceso a la función pública y facilitan la incorporación de personal afín a la cúpula.

El Banco de España niega la mayor. La entidad detalla que se trata de un concurso oposición, eliminatorio, con todas las garantías y con los méritos baremados. Admite, eso sí, que habrá una prueba final consistente en una presentación sobre un tema específico que formará parte del 25% de la nota que no forma parte de las pruebas técnicas. No hay, dice el Banco de España, ninguna concesión a la discrecionalidad.

El Banco de España, con 354 inspectores en 2016, está en proceso de ampliar la plantilla para atender las obligaciones que se derivan de su pertenencia  a organismos internacionales como el Mecanismo Único de Supervisión y el Sistema Europeo de Bancos Centrales. Hasta aquí todo correcto. La polémica viene de la forma en que lo está haciendo.

Ley de Autonomía del Banco de España

Los sindicatos, entre ellos el que agrupa a los inspectores, han explicado a los grupos políticos en el Congreso que el Banco de España usa la Ley de Autonomía que enmarca sus funciones para hacer de su capa un  sayo, incorporar personal afín y diluir las críticas a su gestión. De ahí, sostienen, que en la convocatoria de nuevos inspectores -que se cierra hoy mismo- hasta un 25% de la nota dependa de la valoración subjetiva del candidato en una entrevista.

En la prueba para incorporar inspectores, según los sindicatos, se eliminan los exámenes de Derecho y de Estadística y cálculo financiero y se introduce, por primera vez, una entrevista personal como criterio diferenciador en la selección final. 

Lo mismo sucede, aseguran, con las plazas -21- de especialistas en supervisión bancaria. "Se selecciona a candidatos mediante la entrevista de una hora, sin constatar mediante ninguna prueba objetiva, salvo el conocimiento de inglés, su capacidad y su mérito" sostenía el 4 de octubre en un comunicado el Sindicato Autónomo de Trabajadores.

Lejos de las críticas, el Banco de España asegura que no se rebajan exigencias. Muy al contrario, se refuerzan las demandas de conocimiento de idiomas (a nivel C1) y se mantienen pruebas importantes como el examen GMAT -una prueba tipo test- que en EE UU da entrada a escuelas de negocios y a las universidades privadas importantes. Pese a todo, señalan fuentes de los inspectores, esos exámenes están muy lejos del nivel que venía siendo habitual.

Un malestar generalizado

La Asociación de Inspectores del Banco de España (AIBE) se remite a los comunicados y a las intervenciones de sus dirigentes en el Congreso para dar idea de hasta dónde ha llegado el malestar en la entidad.

Esas intervenciones han sido duras y han levantado  ronchas en la dirección del Banco de España. En octubre, el presidente de AIBE, Pedro Luis Sánchez, defendió la labor de la inspección en la crisis y advirtió de que "la tendencia en regulación y supervisión nos puede conducir a un desastre mayor al sufrido”. Días después, el secretario de la asociación, José Antonio Delgado remachó el clavo de la crítica. 

La polémica en torno a las pruebas para ampliar plantilla "han unido como anunca a la representación sindical" en el Banco de España, asegura un inspector de la entidad. CC OO y el Sindicato Autónomo de Trabajadores también se oponen a la selección de plantilla que lleva a cabo el Banco de España.

No se trata sólo de inspectores. La lupa está puesta también en la incorporación de "especialistas" en Recursos Humanos; "especialistas en modelos de riesgo de crédito"; "especialistas en selección y desarrollo"; "técnicos de contratación", y "especialistas en regulación". A siete meses de que el actual gobernador, Luis María Linde, cumpla su mandato, las aguas bajan revueltas en el Banco de España.





Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios