Miércoles, 20.11.2019 - 05:40 h
Digno de Julio Verne

El ascensor espacial que podría conectar la Tierra y la Luna con solo un cable

Spaceline es un proyecto ideado por investigadores de la Universidad de Columbia y la Universidad de Cambridge y reduciría drásticamente los costes.

Un ascensor espacial conceptual
Varios científicos proponen conectar con un ascensor espacial la Tierra con la Luna. Un ascensor espacial conceptual. / NASA

En su novela 'De la Tierra a la Luna', Julio Verne anticipa con más de un siglo de antelación una de las mayores hazañas de la historia de la humanidad; un hito tan difícil de creer en 1865 como podría ser hoy el de establecer una base permanente en nuestro satélite y conectarlo con la Tierra con ascensor espacial. Sin embargo, eso es precisamente lo que proponen varios científicos de la Universidad de Columbia y la Universidad de Cambridge.

En un artículo de Zephyr Penoyre y Emily Sandford publicado en Arxiv.com, se explica cómo la construcción del ascensor -llamado Spaceline- permitiría hacer los viajes lunares tremendamente más baratos que ahora mismo. Al menos, el coste por viaje, porque actualmente ni siquiera disponemos de los recursos materiales y humanos necesarios para llevar a cabo tal empresa.

La idea no es exactamente nueva. Pocos años después de que se publicase la obra de Julio Verne, en 1895 el científico ruso Konstantin Tsiolkovsky ya planteó por primera vez un ascensor capaz de llegar a la Luna desde la Tierra. En su caso, se trataría de un ascensor espacial construido en nuestro planeta para llegar al satélite, algo que parece realmente difícil de lograr debido a factores tanto físicos como geológicos: la estructura tendría que resistir no solo a la erosión del viento y a las adversidades meteorológicas, sino que también tendría que aguantar su propio peso.

Un ascensor desde la órbita geoestacionaria

Pero la idea de los investigadores de Columbia y Cambridge es algo distinta: construir una plataforma en la Luna y, desde allí, soltar un cable que llegaría hasta la órbita geoestacionaria para recoger a las naves, cargamentos o personas, a unos 35.500 kilómetros de la Tierra. Se trata de ahorrar en costes cada viaje, ya que únicamente sería necesario llegar hasta ese punto, en lugar de hasta el satélite.

A pesar de que se necesitaría una cantidad de cable mayor -aproximadamente 350.000 kilómetros-, la propuesta es más factible que las demás porque no requeriría de una estructura terrestre que tuviese que soportar los efectos de la gravedad de nuestro planeta. De algún modo, un cable desde la Luna 'colgaría' hacia el espacio, en lugar de ser una estructura edificada desde la Tierra.

Otro ascensor a la Estación Internacional

La idea se complementaría con otra que proponía el año pasado un equipo de investigadores de la Facultad de Ingeniería Universidad Shizuoka, detrás del proyecto que pretende llegar hasta la Estación Espacial Internacional, a 400 km de altura. Desde 2018, se han realizado varios experimentos, como el de llevar un cargamento menor a través de un contenedor.

Una vez terminado este proyecto, los científicos esperan que el elevador sea capaz de transportar hasta 30 personas dentro de un contenedor con forma de óvalo que se moverá a 200 km/h en un trayecto que durará ocho días. Un motor eléctrico impulsará la cabina a través del cable, que tendrá una longitud total de 96.000 km. Se espera que esto sea posible hacia el año 2050.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING