Lunes, 24.09.2018 - 06:13 h
El futuro profesional

Cómo la inteligencia artificial puede ayudarte a retener empleados con talento

Un estudio muestra que los más sobresalientes tienen más capacidad para adaptarse a los cambios y seguir aprendiendo con las nuevas tecnologías.

La IA permite automatizar procesos tediosos.
 Necesitamos aprender constantemente para sentirnos satisfechos. / Pixabay

Uno de los grandes problemas de las empresas es la retención del talento. Muchas veces, la alta rotación en una compañía puede permitir ahorrar costes, pero definitivamente es un síntoma claro de que se corre el riesgo de perder el capital humano de más valor. Algo que se suele tratar de solucionar con incentivos de todo tipo, desde una promoción a una subida salarial. Sin embargo, lo que más puede ayudar a una compañía a retener a sus mejores activos es la tecnología y, en concreto, la inteligencia artificial, tal y como señala un estudio del que se hace eco Inc (https://www.inc.com/anne-gherini/how-artificial-intelligence-can-make-your-employees-happier-according-to-science.html?cid=sf01001).

En este sentido, ni los bonus ni las subidas salariales suelen ser efectivos. Incluso aunque un empleado acepte quedarse en la empresa a cambio de una mejora en sus condiciones, normalmente las razones de su intención de marcharse siguen latentes y es sólo cuestión de tiempo que lo haga. Así, la investigación apunta a que la conectividad estriatal y mesencefálica con el hipocampo aumenta selectivamente la memoria para la novedad contextual. O, dicho de otro modo, que el mayor incentivo para un empleado con talento es enfrentarse a retos novedosos día tras día. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4672698/)

La importancia del 'centro de la novedad' en nuestros cerebros

Justo en el medio de nuestros cerebros se encuentra el área tegmental central, que podría traducirse como el 'centro de la novedad' que, según los investigadores, responde a los estímulos novedosos: cualquier cosa nueva, diferente o sorprendente dispara nuestros niveles de dopamina, que nos hace sentir euforia. Se trata de una sustancia tan adictiva que nos provoca desear nuevas experiencias constantemente, uno de los elementos que hacen del 'centro de la novedad' un mecanismo cerebral clave para la evolución, ya que está íntimamente relacionado la creatividad y con nuestra capacidad para aportar nuevas o distintas soluciones ante cualquier situación, según la ciencia.

En resumen, se trata casi de un instinto natural del ser humano que nos empuja a aprender cosas nuevas y expandir nuestras mentes. Es más, esta estimulación en indispensable para mantener la plasticidad y flexibilidad de nuestro cerebro, generando nuevos circuitos neuronales constantemente e, incluso, propiciando la proliferación celular. Por eso, cuando aprendemos algo nuevo o vivimos una experiencia por primera vez, el 'centro de la novedad' se activa para recompensarnos con dopamina. Y de ahí que nos sintamos satisfechos cuando logramos montar en bici sin ruedines por primera vez o cuando visitamos un país en el que nunca habíamos estado.

La IA permite automatizar procesos tediosos.
La IA permite automatizar procesos tediosos.

Por el contrario, la mayoría de los estudios de los últimos años señalan que el aburrimiento es el principal motivo de que seamos incapaces de progresar en nuestra vida diaria: el aburrimiento lleva a la falta de motivación y ésta al cambio en el humor, que vuelve a retroalimentar el ciclo. Por eso, existen investigaciones que muestran que a menudo la gente cambia los trabajos mejor pagados por aquellos que les resulten más satisfactorios por menos dinero, como aliciente para encontrar nuevas experiencias y sentirse plenos aprendiendo nuevas habilidades o tareas. Algo que especialmente se ha comprobado en la generación 'millennial' (https://www.inc.com/anne-gherini/why-gen-z-will-walk-a-different-path-than-millennials.html).

La tecnología como remedio contra el aburrimiento

Por todo ello, el estudio apunta a que la tecnología puede ser uno de los mayores remedios contra el aburrimiento de los empleados. En particular, la inteligencia artificial aplicada a aquellos procesos que para un humano suponen rutinas tediosas en las que son incapaces de aprender nada nuevo: automatizar tareas como la contabilidad o el registro supone no sólo liberar a una persona del aburrimiento, sino que también le regalará un valioso tiempo para realizar otras tareas nuevas o que exijan algo de creatividad.

En ese caso, serán las personas con mayor talento -las personas con mayor capacidad de aprendizaje- quienes agradecerán y aprovecharán más ese tiempo libre. Así, aunque un trabajador sea muy efectivo realizando una tarea monótona, la IA potencialmente puede ser siempre mejor. Lo que supone que ese empleado liberado podrá desarrollarse más y seguir estimulando su 'centro de la novedad' para sentirse más satisfecho consigo mismo.

Ahora en Portada 

Comentarios