Lunes, 16.09.2019 - 15:44 h
Casos de éxito

Esta fisioterapeuta pasó de trabajar en la NBA a crear un software de 100 millones

Heidi Jannenga ha trabajado como fisio con grandes deportistas; ahora, ofrece una aplicación para ayudar a otros fisios a curar a sus pacientes.

Klay Thompson (d) hace malabares con un balón mientras el delantero de los Toronto Raptors Kawhi Leonard (c) y el centro de los Toronto Raptors Marc Gasol (i) de España defienden en el juego de baloncesto de las finales de la NBA entre los Golden State Wa
Esta fisioterapeuta pasó de trabajar en la NBA a crear un software de 100 millones. EFE/ Larry W. Smith

Llegar a la NBA no es fácil, ni siquiera para los pocos afortunados que consiguen formar parte del staff técnico de las franquicias. Por eso, la historia de Heidi Jannenga es realmente meritoria: estrella emergente del baloncesto universitario, se lesionó gravemente la rodilla tras un mal salto al realizar una bandeja. Gracias a la rehabilitación, volvió a tiempo para los playoffs, pero lo más importante es que aquella experiencia la inspiró para seguir con su carrera fuera de las canchas. Concretamente, desde la zona técnica, donde ejerció durante 15 años como fisioterapeuta incluso en la NBA. Ahora, es la creadora de un software que vale 100 millones de dólares.

"Fui fisioterapeuta durante algo más de 15 años. En el camino trabajé con golfistas en la gira de la LPGA, jugadores de los Phoenix Suns, una jugadora del equipo de fútbol femenino de EEUU e, incluso, con un luchador de la WWE, que fue el humano más grande que he visto en mi vida", explica Jannenga en este artículo de 'Inc', al tiempo que destaca que aquellos años trabajando en la élite deportiva le permitieron dar el salto a abrir una clínica de fisioterapia. Poco después abrió otras dos.

"Cuando me ascendieron de fisioterapeuta a directora, supuso un gran cambio. Pero mi jefe me había preparado durante dos años y, aunque tenía que establecer nuevos ejercicios de fisioterapia, en el fondo estaba siguiendo su 'libro de jugadas'", comenta Jannenga. Fue ahí cuando, paralelamente comenzó a entender cómo funcionan todas las patas de un negocio.

"Vi que uno de nuestros mayores gastos era la transcripción y el dictado. Los terapeutas tienen que documentar todo, desde las observaciones subjetivas hasta la definición de los planes de tratamiento, así como el registro de las series y repeticiones. Durante el día, guardamos todas estas páginas de papel en carpetas de manila y dictamos muchas notas a los médicos de referencia", relata Jannenga.

La oportunidad de crear un software

"Estaba saliendo con un ingeniero de software en ese momento. Juntamos nuestras cabezas para crear un software que mis clínicas pudieran utilizar para ayudar con ese trabajo de documentación. Al principio era difícil encontrar una manera de traducir mi cerebro fisioterapeuta en una serie de códigos. Comenzamos con un cuerpo humano desplegable donde [él] seleccionó la parte del cuerpo deseada, luego sacó una regla y, después, anotó las medidas que estaba tomando", explica. 

Así nació WebPT, el software que permite a otros fisios organizar la terapia, anotar cada sesión, programar las posteriores y realizar un seguimiento pormenorizado de la evolución de cada paciente. Tras la fase BETA, "construimos este programa en nueve meses y lo refinamos a medida que recibíamos comentarios de los terapeutas", añade. "No lo sabíamos entonces, pero las estrellas estaban a punto de alinearse: en 2009, como parte de la Ley del Cuidado de Salud de Bajo Coste, el Congreso aprobó la Ley HITECH, que obligaba a los médicos a usar una plataforma de software digital para los registros de pacientes a partir del 2014. Esto fue nuestro catalizador: cualquier proveedor de atención médica que necesitaba comunicarse con los médicos tenía que ser digital, y tenían que subirse a este tren, porque se estaba moviendo con bastante rapidez", relata.

"Antes de darme cuenta, los colegas de otras clínicas me preguntaban acerca de nuestra plataforma, y ​​en los siguiente seis meses tuvimos otras diez que pagaban para usarla. En febrero de 2008, lanzamos el WebPT. El ingeniero de software se convirtió en cofundador [de la empresa] y, tres meses después, en mi esposo. Pero liderar esta compañía era mucho más difícil que dirigir clínicas. Así que [...] estudié y me convertí en gerente certificada de productos, lo que me ayudó a aprender la nomenclatura tecnológica", señala Jannenga.

"Durante los primeros cinco años, traté de hacer todo, incluso mientras trabajaba a tiempo completo como fisioterapeuta y directora de la clínica, porque sentía que tenía que ser financieramente estable mientras WebPT estaba arrancando. Después del nacimiento de mi hija en 2011, finalmente decidí dejar ese trabajo. Me di cuenta de que tres trabajos de tiempo completo no era posible". Ocho años después, el éxito de su empresa es tal que ya vale 100 millones de dólares.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios