Miércoles, 26.06.2019 - 14:47 h
Proyecto Natick

El método ecológico de Microsoft para enfriar sus servidores: lanzarlos al mar

La tecnológica investiga cómo mejorar la eficiencia energética con energías renovables y si el coste de enfriar bajo el mar los ordenadores es menor.

El método ecológico de Microsoft para enfriar sus servidores: lanzarlos al mar
El método ecológico de Microsoft para enfriar sus servidores: lanzarlos al mar / Microsoft

La conciencia ecológica lleva años concentrada en disminuir la generación de residuos por parte del ser humano con campañas como las últimas para eliminar las bolsas de plásticos en los supermercados y la supresión de otros productos de plásticos como los palillos de los oídos. Sin embargo, cada vez son más las voces que alertan que el ecosistema digital, aunque a priori no genera residuos, también supone un coste para el planeta. 

Con la idea mejorar la eficiencia energética y de reducir parte de estos daños en nuestro planeta, una de las grandes tecnológicas, Microsoft, ha ubicado su nuevo centro de datos en un lugar poco habitual: en las islas de Orkney (Escocia), pero bajo el mar. La multinacional tecnológica ha decidido sumergir sus ordenadores para realizar una investigación sobre energías renovables bajo la teoría de que el coste de enfriar los ordenadores es menor si se hace en el agua, además de estudiar los beneficios que esta base puede proporcionar a los usuarios de la nube en todo el mundo. 

El proyecto Natick está enfocado a un futuro en la nube que puede ayudar a servir mejor a los clientes en áreas que están cerca de grandes cuerpos de agua, donde, según señala Microsoft en la página de esta iniciativa, reside casi el 50% de la sociedad. El actual centro de datos sumergido corresponde a la segunda fase del proyecto. La primera fase sumergió en 2015 al prototipo Leona Philpot, llamado así en honor a un personaje de un videojuego de la consola Xbox, durante cinco meses.

La segunda fase, la más ambiciosa hasta ahora, se inició en junio de 2018 y está previsto que dure hasta 2023, la vida útil del centro de datos. Se trata de una prueba con un único cilindro, que almacena 12 racks de 864 servidores, pero si finaliza con éxito, Microsoft prevé sumergir grupos de cinco cilindros como este y poder desplegar un centro de datos en alta mar en 90 días (este proceso tarda años en tierra).

El centro de datos está conectado con la superficie a través de un cable, el encargado de proporcionar la energía a los servidores y de transferir los datos a tierra. Sin embargo, si hay algún fallo los servidores que hay en el interior del cilindro no se puede arreglar y permanecerá sin funcionar. En ese sentido, Microsoft señala que las probabilidades de fallo son más bajas debajo del mar. 

El método ecológico de Microsoft para enfriar sus servidores: lanzarlos al mar
El método ecológico de Microsoft para enfriar sus servidores: lanzarlos al mar / Microsoft

Impacto ambiental

La clave de este proyecto está en la reducción del coste de refrigeración para las empresas de una manera que, además, reduce la emisión de carbono. Por otra parte, como explica Microsoft, los centros de datos Natick están diseñados para ser completamente reciclados al ser realizados por un material que se puede reciclar al final de su vida útil. La compañía también destaca su ubicación junto a fuentes de energía renovable lo que podría ser una verdadera emisión cero: no se generan residuos.

Pese a que Microsoft defiende que el centro de datos tiene un impacto prácticamente nulo en el medio ambiente, algunos expertos no se muestran tan convencidos de ello y han mostrado opiniones contrarios. Ian Bitterlin, un experto en centro de datos, se muestra escéptico y afirma que "simplemente terminas con un mar más cálido y peces más grandes". Desde junio de 2018, los responsables de este proyecto monotorizan el centro de datos, tanto la actividad en el interior como fuera de él, por lo que cuando finalicen si sabrán los verdaderos resultados de esta prueba. 

Ahora en Portada 

Comentarios