Obra Social 'la Caixa' facilita 1.105 puestos de trabajo en La Rioja en los primeros diez años de 'Incorpora'

Obra Social 'la Caixa' facilita 1.105 puestos de trabajo en La Rioja en los primeros diez años de 'Incorpora'

"Generamos oportunidades para personas con especiales dificultades para acceder al mercado laboral. Cada puesto de trabajo que facilitamos es una oportunidad para que la persona mejore su bienestar y disfrute de un proyecto de vida autónoma e independiente. Nuestro compromiso es seguir contribuyendo a la plena inclusión social de los colectivos más vulnerables, y estamos convencidos de que el trabajo es una herramienta indispensable para ello", destaca Marc Simón, director corporativo del Área Social de la Fundación Bancaria 'la Caixa', en el balance del programa, cuya puesta en marcha se remonta a 2006.

En 2016, Incorpora La Rioja ha promovido la contratación de 292 personas en situación de vulnerabilidad. El programa se dirige especialmente a personas con discapacidad, parados de larga duración, jóvenes con dificultades para acceder a un puesto de trabajo, exreclusos, víctimas de violencia de género e inmigrantes, entre otros colectivos.

"Soy una persona joven y llevaba muchos años sin trabajo. Dejaba muchos currículums en muchas empresas y nadie me llamaba. Entré en el programa Incorpora donde me hicieron una primera entrevista para valorar mi caso, la formación y la experiencia. Hice un curso de limpieza durante 2 meses y realicé las prácticas en una empresa que me contrató".

"Sigo en contacto con la entidad porque me gustaría prepararme una oposición para limpieza. Ahora estoy mucho mejor y más tranquila porque tengo trabajo. Me siento bien conmigo misma porque sé que soy útil y que hago bien mi trabajo. Mi vida es mejor", explica Soledad Sánchez, persona con discapacidad intelectual que ha encontrado trabajo a través del programa Incorpora, después de 5 años buscando una oportunidad laboral.

En estos primeros diez años, han colaborado con Incorpora La Rioja 283 empresas, comprometidas con este proyecto de responsabilidad social. El trabajo en red entre el sector empresarial y el social es posible gracias a 4 entidades, que son las encargadas de desarrollar el proyecto en el territorio a través de 11 técnicos de inserción laboral. Las entidades colaboradoras son Fundación Cáritas Chavicar, YMCA La Rioja y La Rioja Sin Barreras, coordinadas por la Fundación ASPREM.

LOS TÉCNICOS DE INSERCIÓN, UNA FIGURA CLAVE

Una de las claves del programa Incorpora es que aborda la inclusión sociolaboral desde una perspectiva innovadora, transversal e integral. Los técnicos de inserción laboral juegan un papel fundamental porque establecen un puente entre las necesidades de las empresas y los apoyos que requieren las personas, al mismo tiempo que ofrecen formación, acompañamiento y seguimiento laboral a la persona insertada.

Se trata de crear un clima de entendimiento entre las dos partes, que se traduzca en oportunidades para las personas con mayores dificultades para encontrar trabajo.

"Lo que intentamos trabajar con la persona es su itinerario de inserción y que ella sea participe de sus decisiones y adquiera el mayor grado de autonomía para la búsqueda activa de empleo o mejora del mismo. Si conoces bien a la persona, sus habilidades y destrezas profesionales, puedes encajar mejor con lo que demanda la empresa, teniendo un análisis previo de sus necesidades.

La responsabilidad hacia las empresas y un seguimiento sistemático del proceso de inserción es muy importante para que adquiera confianza y te transmita sus necesidades. Las personas con discapacidad intelectual o con trastorno mental son mucho más vulnerables ante el empleo porque resulta difícil que puedan competir en igualdad de condiciones con otros colectivos en un mismo proceso de selección. Es por ello que el trabajo de sensibilización con la empresa tiene que ser bastante más intenso en el contenido y el tiempo, ofreciéndoles recursos específicos de apoyo", detalla Isabel Cuestas, técnica del programa Incorpora de la Obra Social 'la Caixa'.

"Colaboramos con Incorpora desde 2011. El valor añadido del programa es que las entidades sociales conocen bien a los candidatos porque antes de proponerlos han tenido un contacto previo, han participado en una formación y han recibido tutorías individuales para buscar trabajo. Lo que diferencia Incorpora es que tiene un perfil social y laboral de cada persona. Cuanto mejor es este conocimiento, mejor va a casar la persona en nuestras necesidades".

"La mayoría de las personas contratadas son comprometidas. Lo único que quieren es tener una oportunidad laboral y mantener su empleo. Son personas que valoran la oportunidad. Muchas personas de las que contratamos tienen una discapacidad y, con las adaptaciones adecuadas, desarrollan su trabajo como cualquier otra", asegura Beatriz Alonso, delegada social del Grupo Clece, empresa colaboradora de Incorpora La Rioja.

Ahora en portada

Comentarios