La UPV señala que no contrató a la monitora embarazada "atendiendo al riesgo" para la mujer y el feto

La Universitat Politècnica de València (UPV) ha señalado que tomó la decisión de no contratar a una monitora embarazada para la Escola d'Estiu, "no por su embarazo, sino por el informe médico que la declaraba no apta para desempeñar las funciones, atendiendo al riesgo que la mujer y el bebé podrían sufrir". Por ello, ha defendido que "no actuó de mala fe" y que esta universidad "ha contratado siempre y seguirá contratando a mujeres embarazadas y velará por que puedan desarrollar sus responsabilidades con todas las garantías".

La UPV señala que no contrató a la monitora embarazada "atendiendo al riesgo" para la mujer y el feto

Así lo ha puesto de manifiesto la institución académica en un comunicado hecho público este lunes, después de que la semana pasada se conociera una sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo número 5 de València que estima el recurso de la monitora y condena a la UPV a indemnizarla.

Al respecto, la Politècnica subraya que "el propósito último de la no contratación de la monitora ha sido siempre la protección de la salud tanto de la madre gestante como del bebé en camino".

Inciden en que la universidad tomó la decisión de no contratar a la monitora, "no por su embarazo, sino por el informe médico que la declara no apta para desempeñar las funciones de monitora de l'Escola d'Estiu, atendiendo al riesgo que la mujer y el bebé podrían sufrir".

Por todo ello, la UPV reitera que, a pesar de lo que pueda desprenderse de la sentencia, "no actuó de mala fe, sino movida por la intención de hacer prevalecer en su decisión la protección de la mujer gestante".

"La Universitat Politècnica de València, como administración responsable, acata la sentencia dictada por el juzgado y declara que seguirá trabajando por la salud, la protección y la mejora de la calidad de vida de todos sus trabajadores y trabajadoras", enfatiza.

Asimismo, resalta que "ha contratado siempre y seguirá contratando a mujeres embarazadas tanto en régimen de personal funcionario como de personal temporal y velará, a través del Área de Prevención de Riesgos Laborales, por la salud y la protección de sus trabajadoras, especialmente en el caso de las mujeres embarazadas, para que puedan desarrollar sus responsabilidades con todas las garantías y la máxima seguridad".

Añade que cuenta con cerca de 1.400 mujeres en su plantilla sumando las diferentes categorías que contempla la universidad (personal laboral indefinido o temporal, funcionaria interina, eventual, funcionaria de carrera, profesoras asociadas, profesoras ayudantes doctoras, ayudantes, titulares de universidad y catedráticas).

"La UPV --prosiguen-- aplica políticas activas de igualdad y de conciliación familiar mediante el impulso, la coordinación y la evaluación de numerosas iniciativas que han supuesto en los últimos años un importante avance: plan Concilia, programas de diversidad funcional, acciones contra la violencia de género, proyectos relacionados con la mujer y la ciencia, buenas prácticas en lenguaje inclusivo"

Y en la misma línea, añaden: "Las políticas de Igualdad tienen un carácter general y transversal en la actividad universitaria y suponen un reto permanente. Los cuatro años de gestión del Vicerrectorado de Responsabilidad Social y Cooperación arrojan un balance altamente positivo en el posicionamiento de la universidad como agente de cambio social, al margen de situaciones puntuales".

Ahora en portada

Comentarios